Compartir
Publicidad
Todo sobre la retención de líquidos: cómo prevenirla o eliminarla con facilidad
Nutrición

Todo sobre la retención de líquidos: cómo prevenirla o eliminarla con facilidad

Publicidad
Publicidad

La retención de líquidos es un problema frecuente en verano, ante las altas temperaturas climáticas, las vacaciones y otros factores que pueden favorecer su desarrollo. Debido a sus efectos antiestéticos y molestos en el organismo, te contamos cómo prevenirla o eliminarla con facilidad.

Qué es y por qué se produce la retención de líquidos

La retención de líquidos es la acumulación más allá de lo normal de agua u otros líquidos en nuestro organismo, pudiendo ubicarse los mismos no sólo en los tejidos sino también en el sistema circulatorio de nuestro cuerpo.

Es muy frecuente así encontrar inflamación o hinchazón debido a la acumulación de líquidos en zonas subcutáneas (debajo de la piel) que se perciben con facilidad, siendo áreas muy afectadas las muñecas, los tobillos, la región abdominal, dedos, entre otras.

Entre las posibles causas de retención de líquidos se encuentran:

  • El aumento de la temperatura ambiental y como consecuencia del cuerpo que lleva a la dilatación de vasos sanguíneos, de allí su mayor frecuencia en verano.
  • Las dietas de mala calidad concentradas en sodio o azúcar que arrastran consigo agua al momento de diluirse en el organismo para alcanzar un adecuado equilibrio y por ello, las comidas ricas en estos componentes pueden originar retención de líquido.
  • Deshidratación o insuficiente ingesta de líquidos que puede originar para compensar una mayor retención de fluidos en el organismo, de allí que la ingesta de alcohol, exceso de café u otras infusiones con efecto diurético también pueden ser causantes de esta condición.


Hidratacion

  • Enfermedades o alteraciones en el funcionamiento del corazón, riñón u otros órganos que intervienen en la regulación de fluidos y que, al fallar, pueden ser causantes de retención de líquidos.
  • Cambios hormonales, por ejemplo, durante el embarazo, previo a la menstruación o durante la menopausia.

Una vez presente, al retención de líquidos puede evidenciarse por síntomas como la inflamación o hinchazón local de determinadas zonas del cuerpo o bien, por un aumento inexplicable de peso, la reducción de la micción o de los deseos de orinar así como también por sensación de fatiga, desgano o cansancio sin causa alguna.

Así puedes prevenir o eliminar la retención de líquidos

Aunque siempre lo recomendable es prevenir, es posible revertir la retención de líquidos con facilidad una vez que se evidencia su presencia.

En caso de padecer alguna enfermedad de origen renal, cardíaca o hepático, su control resulta clave para evitar el desarrollo de esta condición tan molesta como antiestética.

Si se presenta sin tener una condición biológica (por cambios hormonales) o una enfermedad que pueda ocasionar retención de líquidos, la misma puede prevenirse o revertirse con los siguientes hábitos:

  • Una adecuada ingesta de líquidos que ayudará a revertir la retención de fluidos ya sea por hidratación deficiente o por una ingesta elevada de sodio.
  • Reducir el consumo de sodio y azúcar que como señala la Fundación Española del Corazón pueden provocar y agravar la retención una vez presente. Mejor no usar sal de mesa para condimentar y evitar procesados así como ultraprocesados que pueden ser ricos en estos nutrientes.


Alimentos

  • Incrementar la ingesta de frutas y verduras, ricas en fibra, agua y antioxidantes. Muchas de ellas favorecerán la hidratación, tendrán efecto antiinflamatorio en el cuerpo y además, sumarán potasio, un mineral de gran importancia al momento de lograr un equilibrio de fluidos y otros elementos en el cuerpo.
  • Realizar actividad física con regularidad para fomentar la circulación sanguínea y así, revertir la retención de fluidos que puede estar ocasionada por fallas en la misma.
  • Evitar el alcohol que como dijimos, por su efecto diurético y porque requiere de agua para metabolizarse, puede ser una causa de deshidratación y como consecuencia de retención de líquidos.

Una buena dieta puede ser de mucha ayuda para frenar la retención de líquidos tan frecuente en esta época del año y que no sólo se manifiesta con hinchazón e inflamación sino con otros molestos y antiestéticos síntomas, razón por la cual siempre es mejor actuar para prevenir o revertir su presencia.

Imagen | iStock

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio