Compartir
Publicidad
Siete trucos para mantener el hambre a raya y empezar con éxito tu operación bañador
Nutrición

Siete trucos para mantener el hambre a raya y empezar con éxito tu operación bañador

Publicidad
Publicidad

Si te has pasado con las torrijas días atrás y ahora has decidido hacer todo lo posible para que tu operación bañador sea un éxito, hoy tejamos siete trucos para mantener el hambre a raya que pueden ayudarte a empezar con buen pie este proceso.

Sabemos que la saciedad es la ausencia de hambre y que en su desarrollo influyen muchos factores, por lo que si queremos reducir el hambre así como el apetito, estos son los trucos que no debes olvidar:

Incrementa el aporte de fibra

La fibra es un nutriente de gran importancia para el cuidado de la línea y la salud. Constituye la parte no digerible de los carbohidratos y que por ello puede beneficiar la flora intestinal contribuyendo a adelgazar.

Por otro lado, su digestión es más lenta y trabajosa lo cual también ayuda a mantener el hambre a raya según señala un estudio publicado en la European Journal of Clinical Nutrition y por eso, no podemos dejar de sumar a la dieta alimentos ricos en fibra como frutos secos y semillas, frutas y verduras frescas, cereales integrales, legumbres y platos que incluyan los mismos.

Mastica bien cada bocado

La masticación cumple un rol más importante de lo que creemos en nuestro metabolismo y el estímulo que produce en los sentidos puede estimular la saciedad tal como concluyeron científicos de Oxford, algo clave para mantener el hambre y apetito a raya.

Masricr

Además, masticando más comemos más despacio, obtenemos más sabores y disfrutamos más de la comida y mientras tanto damos tiempo a que la saciedad se desarrolle y evite que continuamos comiendo.

Por eso, escoger alimentos duros, comer sin distracciones y estimular la masticación de cada bocado siempre es de ayuda para mantener el hambre a raya.

Suma proteínas magras

Las proteínas solas son un nutriente que no sólo produce saciedad sino también nos ayuda a lograr saciación que es el proceso que determina el fin de una comida, por lo que su consumo junto a la menor cantidad de grasas posible es clave para controlar el hambre y el apetito.

Alimentos como las claras de huevo que son 100% proteínas, el pescado blanco, las pechugas de pavo o pollo, las legumbres que combinan proteínas con fibra y algunos cereales integrales como la avena o la quinoa que son ricos en proteínas son perfectas formas de sumar proteínas magras a la mesa habitual y así, mantener el hambre a raya.

Cocina tu pasta al dente y sírvela fría

Los alimentos ricos en almidón siempre son un arma de doble filo, aunque podemos sacar beneficio de ellos si los cocinamos al dente y de ser posible, los servimos una vez ya fríos.

De esta forma obtendremos almidón resistente es decir, será más complejo digerir su almidón y ello reducirá el índice glucémico de la comida lo cual brinda saciedad pero además, retrasará la digestión y actuará a nivel de la flora intestinal contribuyendo a mantener el hambre a raya.

Saciedad

Así, para obtener almidón resistente la pasta y el arroz siempre se cocinarán al dente y mejor si los consumimos una vez fríos al igual que las patatas por ejemplo, como parte de una ensalada.

Elige alimentos de alto contenido acuoso

Los alimentos con poseen mucha agua en su interior son precisamente los que menos calorías concentran y reducir la densidad calórica puede ayudarnos a comer menos. Pero además, el contenido de agua de los alimentos es otro de los muchos factores que incluyen en la saciedad tal como comprobaron científicos de Australia.

Así, beber más agua, consumir frutas y verduras frescas, platos como guisados, sopas o ensaladas frescas son buenas opciones para incrementar el contenido acuoso de nuestra alimentación habitual y lograr más saciedad o lo que es igual, mejor control de los niveles de hambre.

Suma especias a tu dieta

Tal como se ha probado con el jengibre el uso de especias y condimentos varios por la estimulación sensorial que producen pueden ser de gran ayuda para mantener el hambre a raya al promover la saciedad.

Además, las especias y condimentos pueden colaborar en otros aspectos con nuestra operación bañador, contribuyendo por ejemplo, a quemar más grasas en el organismo y reducir el consumo de calorías si las usamos en reemplazo de salsas comerciales.

Comiendo

Come siempre sentado a la mesa y sin distracciones

Comer atentos y conscientes a la comida que tenemos frente a nosotros puede ser de mucha ayuda para lograr saciedad antes de tiempo y además, para mejorar la calidad de lo que comemos.

Para ello, es fundamental ingerir alimentos sin distractores, es decir, sin caminar, conducir, mirar televisión o trabajar frente al ordenador. Asimismo, es de mucha ayuda comer siempre sentados a la mesa de manera que sepamos cuando es momento del consumo de comida y estemos conscientes de su ingreso al organismo.

El estar pendientes de la ingesta de alimentos puede ser un factor más de ayuda para controlar las cantidades y la calidad de lo que comemos.

Con estos siete trucos que puedes poner en práctica desde ahora tu operación bañador empezará con éxito logrando mantener el hambre a raya.

Imagen | Unsplash e iStock

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos