Compartir
Publicidad
Si quieres adelgazar evita los ultraprocesados: cuatro consejos para reducirlos en tu dieta
Nutrición

Si quieres adelgazar evita los ultraprocesados: cuatro consejos para reducirlos en tu dieta

Publicidad
Publicidad

Los ultraprocesados son un tipo de productos derivados casi en su totalidad de la industria alimentaria e incluyen alimentos listos para consumir, galletas, cereales de desayuno, snacks comerciales, bollería y otros de escaso perfil nutricional. Un reciente estudio ha confirmado que para adelgazar debemos evitar los ultraprocesados y por ello, dejamos *cuatro consejos para reducirlos en tu dieta habitual**.

Es difícil desengancharse de los ultraprocesados debido a que nos vuelven la vida más fácil, son siempre sabrosos y se consiguen a buen precio. Sin embargo, son productos de escasa calidad, no sacian con facilidad, no aportan buenos nutrientes y lo peor, son en su mayoría concentrados en calorías y con sustancias adictivas que nos incentivan a comer más y más.

Entonces, si queremos adelgazar, nada mejor que reducir su presencia en la dieta habitual y para lograrlo esto es lo que puedes hacer:

Realiza la compra en el mercado

Mercado

Si siempre compras todo todo en el supermercado, de seguro algún que otro ultraprocesado caerá en el carrito de la compra, pues es en este lugar donde este tipo de productos abundan.

Por eso, lo mejor que puedes hacer es realizar la compra en el mercado, un lugar donde la presencia de ultraprocesados se reduce drásticamente y nos permite acercarnos a alimentos frescos, de temporada y muchas veces, a menor precio.

Evitar la tentación no yendo al supermercado resulta fundamental, pero si igualmente continuarás comprando determinados productos allí, es recomendable que realices una lista de compras, que no vayas con el estómago vació a comprar y que no te dejes guiar por las ofertas u otras estrategias de marketing.

Reconcíliate con la cocina

Cocinar

Los ultraprocesados nos han alejado poco a poco de la comida hecha en casa y por ello, han cambiado considerablemente nuestro estilo de alimentación, afectando en consecuencia la salud.

Por ello, lo mejor que podemos hacer es recuperar nuestros hábitos previos (o los de nuestros abuelos) y además de realizar la compra en el mercado, cocinar más en casa.

Si cocinamos más significa que usamos más alimentos y menos ultraprocesados que son los que en realidad, nos ayudan a restar tiempo en la cocina.

Para empezar, podemos acudir a recetas sencillas, fáciles de realizar, con pocos ingredientes y que no nos demoren demasiado tiempo en la cocina, para poco a poco cogerle el gusto nuevamente a este modo de alimentación más sano y sabroso.

Utiliza reemplazos saludables

Carnes

De seguro extrañarás muchos ultraprocesados si eres de los que se atiborraba de ellos cada día. Por eso, para hacer más fácil el proceso recomendamos utilizar reemplazos saludables.

Por ejemplo, si extrañas tu chocolate de cada día, acude a postres sin azúcar a base de cacao puro o amargo, o bien, puedes utilizar un chocolate con alto grado de pureza y reducido en azúcar.

También puedes cambiar cereales de desayuno por avena o emplear galletas y pasteles caseros sin azúcar para no echar de menos a la bollería industrial.

Los embutidos reemplázalos por carnes frescas cocidas y en lonchas e intenta utilizar todos los reemplazos que te sean necesarios para poder eliminar poco a poco todos los ultraprocesados de tu dieta.

Organízate

Organizacion

Dado que dejar a un lado los ultraprocesados puede significar muchas veces tener que resolver cenas o comidas de una forma a la que no estas acostumbrado, te recomendamos sobre todo organización en la dieta.

Por ejemplo, si sabes que llegas tarde cada día para comer en casa, no dejes al azar la resolución del menú, pues acabarás nuevamente en manos de ultraprocesados. En su reemplazo, cocina de más y congela, utiliza buenos procesados como conservas de pescado, vegetales congelados, conservas de legumbres, ensaladas frescas envasadas u otros para resolver las comidas de forma fácil.

También puedes blanquear vegetales y congelar o realizar una vez a la semana diferentes platos que puedes congelar en raciones para cada día de la semana.

En la organización estará gran parte del éxito de este proceso que no resulta fácil pero tampoco imposible de lograr, así que, anímate a enfrentarlo.

Imagen | iStock

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio