Los errores más frecuentes al iniciar un protocolo de ayuno intermitente y cómo evitarlos para perder peso
Nutrición

Los errores más frecuentes al iniciar un protocolo de ayuno intermitente y cómo evitarlos para perder peso

El ayuno intermitente es un método muy empleado al momento de adelgazar. Y aunque puede ofrecer muchos beneficios no es apto para todos por igual. Para que pruebes realmente su efectividad al momento de perder peso, te mostramos los errores más frecuentes al iniciar un protocolo de ayuno intermitente y cómo evitarlos.

Comenzar su práctica sin planificación

Si has leído mucho sobre el ayuno intermitente y crees que de un momento para el otro puedes poner en práctica un protocolo de 12 o más horas de ayuno, de seguro tropezarás en sus inicios.

Sin una adecuada planificación puede sucedernos que al finalizar el entrenamiento estemos muy hambrientos y con un bajón de glucosa pero sin la posibilidad de comer nada debido a que estamos en período de ayuno. O bien, puede pasarnos que las horas de ingesta coinciden con nuestro horario laboral y así, entorpece la alimentación de calidad.

Por todo esto, lo recomendable es planificar los períodos de ayuno e ingesta de manera que se adapten a nuestra rutina y podamos, sin complicaciones, respetar tanto el ayuno como las comidas saludables en las horas en que podemos consumir alimentos.

Relojcomida

Atiborrarnos de platos de mala calidad en los momentos de ingesta

Pensar que cuando podemos comer es posible escoger todo tipo y cantidad de alimentos es un grave error, ya que puede impedir el descenso de peso al propiciar un exceso de calorías.

Entonces, un error frecuente es comer demasiado y de mala calidad durante los períodos de ingesta, ya que no estaremos cuidando la salud ni propiciando un déficit calórico para perder peso, sino todo lo contrario.

Lo aconsejable siempre es incluir en la mesa alimentos concentrados en buenos nutrientes, ya que aunque no cuidemos la calidad nos saciaremos fácilmente si proveemos fibra, proteínas y agua, por ejemplo.

Para ello, aconsejamos evitar siempre procesados y ultraprocesados y por el contrario, acudir a alimentos frescos y de temporada para elaborar platos diversos.

Comiendo1

Interrumpir o acortar el ayuno con frecuencia

Si no hemos planificado bien, o si sin darnos cuenta rompemos el ayuno con un "picoteo inconsciente" o bebiendo líquidos con calorías, es probable que el ayuno intermitente no de los resultados esperados y así, sea motivo de frustrción para nosotros.

Acortar los períodos de ayuno a menos de 12 horas diarias o bien, interrumpir el ayuno con pequeñas ingestas es un error frecuente que se soluciona y evita con una adecuada planificación o preparación del protocolo que deseamos seguir.

No beber o beber poco líquido cada día

Una adecuada hidratación resulta clave para el control del peso corporal y debido a una mala interpretación del ayuno intermitente podemos cometer el error de no ingerir líquidos en adecuadas cantidades.

Durante el período de ayuno es importante beber líquidos sin calorías ni nutrientes, pues no deben representar una fuente de energía para el organismo.

Sin embargo, es fundamental beber agua o agua con gas, infusiones sin azúcar o similares en adecuadas proporciones, y aun en períodos de ayuno, con la finalidad de evitar una retención de líquidos y mejorar la hidratación así como el cuidado de la salud.

Ayuno

Establecer ayunos muy largos y poco sostenibles en el tiempo

Una de las características que tiene que tener nuestro ayuno intermitente para ofrecer beneficios es que podamos sostenerlo en el tiempo, por al menos seis meses.

Pero si cometemos el error de establecer (aun en nuestros inicios) ayunos muy prolongados puede sucedernos que fracasemos en el intento y no podamos poner en práctica el mismo ni sostenerlo a largo plazo.

Es decir, si comenzamos con un ayuno de 16 horas puede resultarnos muy complejo su práctica si somos principiantes, mientras que puede ser mejor comenzar con un ayuno de 12 horas y previamente, recomendamos ir retrasando el desayuno así como adelantando la cena para que, incluyendo el descanso nocturno, podamos cumplir fácilmente con el período de no ingesta o ayuno.

Tener objetivos poco realistas o inalcanzables

El ayuno intermitente es un método muy eficaz para adelgazar cuidando la salud del organismo. Sin embargo, no produce resultados mágicos ni rápidos.

Si planeamos perder en un mes 10 kilos sin duda nos frustraremos y abandonaremos su práctica.

Como hemos dicho antes, el ayuno intermitente funciona a largo plazo, si lo sostenemos al menos unos meses en el tiempo, pero no ocasiona un gran descenso de peso a corto plazo y por eso, plantearnos objetivos irreales, poco alcanzables puede ser un grave error que nos conduzca al fracaso con el ayuno intermitente.

Ayunointermitente

Estar pendientes de los horarios para comer o no comer

Establecer y respetar un protocolo de ayuno intermitente puede generarnos resultar un poco rígido en los inicios. Es decir, estar pendientes del reloj para dar rienda suelta a la ingesta de alimentos.

Si estamos demasiado pendientes de los horarios de ingesta y ayuno podemos sufrir ansiedad, y ésto ser contraproducente para nuestra salud.

Aunque puede pasarnos en los primeros días, debemos intentar ser más relajados con los horarios y no estar pendientes del reloj para comenzar a comer sin parar cuando podamos, pues esto puede ser un gran obstáculo para llevar a cabo y sostener en el tiempo el ayuno intermitente con la finalidad de adelgazar.

Estos son los principales errores que cometemos al momento de comenzar un protocolo de ayuno intermitente y conocerlos puede ser de ayuda para evitarlos, y desarrollar una práctica saludable de este método para perder peso y beneficiar la salud.

Imagen | iStock y Jumpstory

Temas
Inicio