Compartir
Publicidad
Publicidad
Comer de todo un poco, ¿un buen recurso para adelgazar?
Nutrición

Comer de todo un poco, ¿un buen recurso para adelgazar?

Publicidad
Publicidad

Seguramente habéis escuchado infinidad de consejos sobre dieta cuando intentas deshacerte de los kilos de más, sin embargo, uno muy frecuente es: comer de todo un poco. ¿Se trata de un buen recurso para adelgazar o simplemente es un consejo más, sin validez científica para obtener resultados?

De todo un poco

Los fundamentos de quienes indican comer variedad de alimentos en pequeñas proporciones son entre otros, que eliminamos todo tipo de prohibiciones al momento de cuidar la dieta, y ello, sin duda favorece la salud emocional y nos ayuda a prolongar los cuidados a largo plazo al volver sostenible la nueva forma de alimentación.

Más flexible y sin mayores restricciones más que la cantidad que comemos, adoptar una dieta en que se come de todo un poco suena muy buena alternativa cuando somos amantes de alimentos calóricos y poco sanos.

Sin embargo, el consejo de comer "de todo un poco" no representa la posibilidad de comer pequeñas cantidades de alimentos para nada saludables a diario (aunque así es tomado por muchos en la actualidad), sino que más bien intenta hacer referencia a llevar una dieta variada, sin perder de vista las cantidades consumidas.

¿Qué es todo y qué es poco?

Si queremos seguir el consejo nutricional de comer de todo un poco o comer variedad de alimentos en pequeñas cantidades, debemos saber qué es ese todo y qué es poco o a qué hacemos referencia con pequeñas cantidades.

La realidad es que con "todo" podemos interpretar diferentes cosas, pues allí englobamos tanto alimentos sanos como no sanos, ricos como poco apetecibles, necesarios y simplemente tentadores. Por ello, dejar a criterio de cada persona la interpretación de este consejo puede conducirnos a errores nutricionales y pocos resultados al momento de adelgazar o estar en forma.

1366 2000

Comer de todo debería hacer referencia a llevar una dieta variada, pero no una dieta variada en todo tipo de productos, sino una dieta en la que predominen diferentes alimentos saludables que se necesitan a diario y que se acompañen de la mínima presencia de un alimento placentero que puede o no ser sano.

Por ejemplo, llevamos a diario una alimentación rica en gran diversidad de frutas y verduras, consumimos cereales integrales y legumbres varios cada semana y escogemos diferentes tipos de carnes magras a lo largo de la semana, pero además, incluimos, un dulce pequeño cada día.

Bajo esta premisa, llevamos una alimentación equilibrada y saludable, pues ofrecemos todo lo que el cuerpo necesita en cantidades apropiadas y aquello no sano pero apetecible también se considera pero no predomina.

Comer de todo no implica comer a diario una pequeña porción de pizza, un pequeño bollo, una cantidad reducida de chucherías, una mínima porción de patatas fritas y muchas otras cosas más poco sanas, sino que para obtener resultados de este consejo, debemos atender las cantidades pero sobre todo, intentar comer todo aquello lo necesario para nutrir al organismo de forma variada y además, consumir un alimento placentero en reducidas porciones.

Por otro lado, el "poco" también puede ser variable de una persona a otra, ya que una porción reducida para un deportista profesional puede ser abundante para una mujer sedentaria de más de 50 años. Entonces, el "poco" también debe ajustarse a cada persona en función de sus necesidades básicas.

1366 20002

Claves para comer de todo un poco y adelgazar

Teniendo en cuenta lo antes dicho, este consejo nutricional puede aplicarse para obtener una dieta saludable y adelgazar siempre y cuando tengamos en cuenta los siguientes aspectos:

  • Comer todo tipo de alimentos saludables en cantidades apropiadas e incluir una mínima cantidad de alimentos placenteros, pues se ha probado que cuidar la cantidad es clave cuando los alimentos son de mala calidad. Por ejemplo, en la dieta francesa se consumen pequeñas raciones de alcohol derivada del vino tinto, de grasas saturadas propias de quesos y carnes y ello permite obtener placer con muy bajas tasas de obesidad y enfermedades cardiovasculares.
  • Ajustar las cantidades a cada persona, ya que un deportista puede necesitar más fuentes de hidratos mientras que un lesionado puede requerir más proteínas y ello resulta clave para que el "todo" y el "poco" sea adecuado y cubra los requerimientos de cada individuo.
  • Variar los alimentos a lo largo del día y no en una misma comida, ya que la variedad en una sola ingesta nos incentiva a comer más debido a la saciedad sensoroespecífica.
  • Comer alimentos poco sanos a conciencia, despacio y sentados a la mesa con una porción reducida servida en un plato, ya que de esta forma disfrutaremos el bocado tomando registro del mismo, sin perder el control y calmando los deseos de comer dulces u otro alimento de escasa calidad nutricional.
  • Acompañar la dieta con otros hábitos sanos como ejercicio regular, descanso adecuado y actividades contra el estrés, ya que de esta forma será más fácil aplicar correctamente el consejo de comer de todo un poco a favor de un cuerpo en forma y una pérdida de peso razonable.

Comer de todo un poco puede ser un buen recurso para adelgazar siempre y cuando lo apliquemos bien, controlando cantidades pero no perdiendo de vista la calidad de lo que comemos en ese "todo" diario.

Bibliografía consultada | Association for Psychological Sciense, August 21, 2003; Physiology & Behavior, Volume 97, Issue 1, 20 April 2009, Pages 44–51.
Imagen | iStock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos