Compartir
Publicidad
El alcohol en Navidad: qué bebida, cuánto y cómo consumirlo para no caer en excesos
Nutrición

El alcohol en Navidad: qué bebida, cuánto y cómo consumirlo para no caer en excesos

Publicidad
Publicidad

Sabemos que el alcohol puede tener consecuencias negativas sobre nuestro cuerpo tanto en su funcionamiento interno como en su aspecto externo. Sin embargo, es indiscutible que en Navidad alguna que otra bebida alcohólica consumiremos, entonces te mostramos qué bebida, cuánto y cómo consumirlo para no caer en excesos.

Las bebidas menos malas que puedes consumir

Aunque ninguna bebida con alcohol o azúcar es recomendable en la dieta habitual si queremos cuidar la línea y la salud, es importante saber que algunas opciones poseen inferior proporción de calorías y también, mejores nutrientes.

Así, las alternativas menos malas que puedes consumir son:

  • Cerveza: es de entre todas las bebidas la opción con menor volumen de alcohol y ofrece entre otras cosas, polifenoles con efecto antioxidante y antiinflamatorio en nuestro cuerpo. Si podemos escoger cerveza reducida en alcohol o cero alcohol siempre es la opción más adecuada por supuesto.
  • Sidra: aporta similar cantidad de calorías que la cerveza pero posee minerales y nutrientes de calidad en inferiores proporciones. Sin embargo es una buena alternativa para brindar en esta Navidad.
  • Champagne: ocupa el tercer lugar entre las bebidas con menos calorías derivadas del alcohol. Es pobre fuente de nutrientes y una de las opciones que más resaca puede ocasionar pero también, debido a que posee aire evidenciado en sus burbujas es una opción saciante.
  • Vino tinto: aunque aporta más calorías que todas las alternativas antes mencionadas, el vino tinto se caracteriza por ser fuente de nutrientes de calidad como el potasio, magnesio y selenio y ofrece un elevado aporte de polifenoles antioxidantes entre los que destaca el resveratrol.

Estas son las opciones menos malas que podemos escoger en esta Navidad, evitando siempre las bebidas con mayor graduación alcohólica o aquellas que además de alcohol poseen azúcar.

Por ejemplo, recomendamos evitar cócteles azucarados, licores, ginebra, whisky, ron, tequila o vodka.

Brindis

¿Cuánto deberíamos consumir para no caer en exceso?

La realidad es que no hay una dosis segura de alcohol, pues aun el consumo moderado ocasiona efectos negativos en la salud. No obstante, si pensamos en que brindaremos de todas formas recomendamos consumir lo mínimo posible.

Es decir, aconsejamos reservar las bebidas alcohólicas para el brindis y pasar de ellas durante la comida debido a que su ingesta puede incrementar el apetito y estimular el consumo de alimentos favoreciendo así un ingreso más alto de calorías.

De lo contrario, recomendamos no superar las unidades diarias aconsejadas, esto es no ingerir más de dos unidades de alcohol idealmente y no pasar el límite máximo de tres unidades de alcohol a diario.

Esto es, intentaremos no beber más de dos copas de vino o dos cervezas en la cena de Navidad y si nos pasamos, recomendamos hacer lo posible por no pasar las tres raciones antes dichas.

Vino

La mejor forma de consumir alcohol en Navidad

Aunque resulta difícil, siempre podemos controlar de forma efectiva el consumo de alcohol en Navidad o en cualquier evento en el cual acostumbramos a consumir este tipo de bebidas.

Para ello, aconsejamos nunca perder registro de la cantidad que hemos bebido. Un buen truco es contar las copas, vasos o unidades que hemos consumido y así, sabremos con exactitud la dimensión de lo que ha ingresado al cuerpo.

Beber despacio y de vasos o copas de escasa capacidad también es una opción, eligiendo en el caso de los vasos aquellos finos y largos que semejan mayor volumen pero en realidad permiten incorporar menos a su interior.

En el caso de las copas, las recomendadas son las finas y altas que como sucede con los vasos tienen menor capacidad y por ello, nos permitirán beber menos alcohol sin reducir las unidades o porciones ingeridas.

Por último, un truco que podemos emplear aunque no es el de mayor agrado es diluir la bebida alcohólica. Es decir, podemos adicionar parte de agua o de agua con gas a nuestra copa con alcohol o bien, incorporar hielo. En todos los casos el alcohol será el mismo pero beberemos más cantidad de líquido y por ello, podremos controlar mejor el consumo de bebidas alcohólicas.

Ya sabes, si en Navidad bebes alcohol intenta escoger la opción menos mala y consumirla de forma adecuada para no caer en excesos en estas fiestas.

Imagen | Pixabay e iStock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio