Compartir
Publicidad

La regla de las tres capas, infalible si salimos de ruta al campo

La regla de las tres capas, infalible si salimos de ruta al campo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sin los imposibles treinta grados a la sombra del verano y con unos paisajes irresistibles, otoño e inverno se perfilan como las épocas idóneas para pasar los fines de semana en la montaña. Bien sea en un refugio con tus amigos jugando partidas infinitas de cartas o yendo de noche a probar tu nueva cámara réflex y su función de larga exposición, lo importante es que nada te arruine tu escapada. Ni siquiera tu look.

Caer en el “me pongo unos calcetines gruesos y apañado” es tentador, pero también bastante arriesgado. Si no vistes la ropa adecuada, cuando salgas de de trekking terminarás más preocupado por tu incipiente resfriado que por lo mucho que habrás cargado las pilas para volver al asfalto con energía. Y a la naturaleza nos vamos a desconectar, ¿no?

Si eres un perfecto urbanita seguidor de las tendencias, apunta estos dos consejos. Primero: no hace falta renunciar al estilo ni siquiera campo a través (y te lo vamos a demostrar). Segundo: la regla de las tres capas te salvará de más de un estornudo.

¿Te suena a chino mandarín eso de las tres capas? Pues es algo muy sencillo: tus looks campestres deben contener tres ingredientes: una prenda térmica, una intermedia que abrigue y una exterior impermeable. Y no habrá caminata que se te resista. Aquí tienes todos los detalles… y algún tip más.

Noche Estrelladaok

No solo la belleza está en el interior

Una primera prenda que se pegue a nuestro cuerpo y mantenga el calor corporal es esencial en cualquier outfit montañero. Pero, además de buscar una camiseta interior que se ajuste bien a tu figura, debes elegir el tejido adecuado.

Destierra el algodón de estas prendas —déjalo para esos jeans de algodón orgánico que ya tienes fichados— y pásate a las fibras sintéticas: repelerán el sudor y te ayudarán a guardar la temperatura de tu cuerpo.

Un buen jersey… y punto

Si no vas a realizar grandes esfuerzos, sino que, sencillamente, vas a dar un paseo por ese bosque otoñal o invernal que tan bien quedará en tu feed de Instagram, puedes emplear tu nuevo jersey favorito también para ir a la montaña. Cuanto más pequeño sea su punto, mejor, pues evitará que pase el frío.

Y si tu abuela, como todos los años, te ha vuelto a regalar uno hecho por ella, ya tienes la excusa perfecta para darle uso esta temporada.

Abrigados contra viento y marea

La última capa que necesitas para cumplir la regla de la que hablábamos antes es la exterior. Y esta tiene que cumplir dos requisitos: ser impermeable y muy ligera. ¿Misión imposible dar con una que, además, sea estilosa? No hay nada imposible en el reino de las tendencias: la tenemos.

Con un chubasquero así, de acabado mate y color llamativo, tus paseos por el campo parecerán sacados de un editorial de moda. ¿Quién se llevará más likes: el bosque o tu look?

Un punto más a favor de esta prenda: es perfectamente apta para el asfalto. Cambia los pantalones de senderismo por unos vaqueros y tendrás el estilismo informal ideal para los días de lluvia.

Con los pies en la tierra

Antes de lanzarnos a disfrutar de la naturaleza, tenemos que preocuparnos no solo por la parte superior de nuestro torso, sino también por nuestros pies. Unas buenas botas que nos eviten resbalones innecesarios serán nuestro mejor punto de apoyo. Y mucho más cómodas que esos zapatos Oxford que vistes a diario. ¿Escuchas ya a tus pies pidiendo que te las vuelvas a poner?

Todo un fin de semana a la espalda

Las bebidas isotónicas para el camino, las barritas energéticas, el jersey extra por si bajan las temperaturas, el móvil, la batería extra de tu cámara… Empiezas a preparar tu mochila para ir al campo y no paras de añadir cosas. Y lo que es peor: a ti, hombre de bien, que te gusta tenerlo todo ordenado, te faltan compartimentos.

Tranquilo: la solución es sencilla y muy cool. Hazte con una mochila de este tipo, pensada para quienes adoran huir de la ciudad sin perder un ápice de su estilo urbano, y problema resuelto.

El bastón, una ayuda extra

No estamos hablando del bastón dandi, ni mucho menos, sino del bastón de senderismo. Te será más que útil para bajar de ese cerro al que tu amigo, el que se cree Josef Ajram, se ha empeñado en subir.

Las ideas al abrigo

Cierto es que, a veces, con tanta capa a la que prestar atención, nos olvidamos de otro punto a proteger del frío: la cabeza. Dale el toque de actualidad a tu look con un gorro de lana ajustado como éste y mantén tus orejas bien calientes.

Chico Gorro campo

Llegados a este punto de la lectura, ¿te ha entrado el pánico porque no tienes ni una sola de estas prendas en tu armario y te vas de casa rural la próxima semana? Keep calm and buy online: haz de ese tu mantra. Porque ir de shopping no puede ser un estrés, sino todo lo contrario. Disfruta navegando por tus webs favoritas y piensa en cómo combinar esa mochila que acabas de añadir a tu cesta con tus prendas de ciudad.

Compras online con solo pulsar un botón

Si lo que te desespera a la hora de hacer tus compras por Internet es tener que introducir una y mil veces tus datos (el espíritu del hombre trendy no está hecho para la paciencia), puedes pagar empleando Masterpass si eres cliente de Caixabank o Tarjetero Euro 6000. Este servicio nos permite olvidarnos de sacar la tarjeta constantemente y preocuparnos solo de la cuenta atrás hasta que lleguen nuestros outfits montañeros a casa.

Masterpass Tablet2

El sistema es sencillo: busca el botón Pagar con Masterpass en cualquiera de los comercios en línea en los que está disponible -21.000 en toda España y 340.000 en todo el mundo-, púlsalo y selecciona la entidad financiera conectada con Masterpass. Luego, introduce las claves habituales que usas con tu banco online y escoge con qué tarjeta quieres pagar. En unos segundos, tendrás la compra hecha.

Imágenes | Unsplash - Warren Wong, Jonathan Forage, Kyle Peyton | Instagram @rainsjournal / @topodesigns

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos