Compartir
Publicidad
Publicidad

Descubrir a un hombre por sus pies

Descubrir a un hombre por sus pies
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Dicen que la verdadera esencia de un hombre se descubre mirando con atención sus pies. Cuidarse las manos, el pelo, la cara, la ropa, es obvio porque sabes que la gente va a prestarles atención, algo que se va a ver. Por eso no hay que fiarse mucho de la buena impresión que cause alguien con una bonita sonrisa y un pelo bien arreglado. Para ver más allá, mira más abajo.

Cuidarse los pies es fundamental para mantener una higiene personal óptima porque precisamente los pies suelen ser un punto débil, un bonito caldo de cultivo para todo tipo de hongos. Además, suelen ser hongos muy resistentes. Por otra parte, no hay nada más feo que un pie mal cuidado.

Cuando uno se inicia en el cuidado de sus pezuñas, una de las primeras herramientas a considerar es la piedra pómez. Nunca un instrumento tan sencillo fue tan útil. A partir de cierta edad, prácticamente todo hijo de vecino tiende a tener durezas en los pies. Es un asco, y es normal, pero no tenemos por qué aceptarlo. Para ello dios inventó la piedra pómez.

piedra pomez 2
Esta piedra es de origen volcánico, muy porosa, que puede actuar como una lija sin ser tan dura como ella. Lo ideal para aplicarse la piedra pómez es depués de la ducha, aún húmedos, mojando también la piedra para que no absorva la humedad del cuerpo, aunque hay quien la utiliza seca, depende de cada uno. La piedra elimina las capas de piel muerta y - advertencia para miedosos - como está muerta no duele. El efecto se notará de forma inmediata, aunque es mejor un uso prolongado en el tiempo para ir viendo qué nos pide nuestra piel.

También puede usarse en manos, codos, rodillas, con la intención de limar asperezas de nuestra piel si somos de piel dura propensa a encallecerse. Hay quien recomienda añadir jabón a la zona a suavizar si el la dureza tiene un grosor importante, porque se potencia el efecto de la piedra.

La piedra pómez es muy fácil de encontrar en cualquier perfumería, herboristería, y grandes superficies de todos los colores. Es un imprescindible en el cuarto de baño y además es muy barata, así que no tenéis excusa para quedaros con esas horribles durezas en los pies. Y no, la pereza no es válida.

En Arrebatadora | Bendita piedra pómez

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos