Compartir
Publicidad
Publicidad

Y a ti, ¿qué tipo/estilo de vaquero te pega más?

Y a ti, ¿qué tipo/estilo de vaquero te pega más?
Guardar
19 Comentarios
Publicidad
Publicidad


De aquí a unos años hemos visto como la mayor parte de las tiendas que ofertan dentro de su catalogo vaqueros, están ampliando la oferta hasta tal punto que podemos encontrarnos, no solo por el corte, sino por el color, la forma, el diseño o el tipo de prendas con el que combinan mejor, con una infinidad de tipos de vaqueros.

Y sí, todos son igual de bonitos y posiblemente cuesten lo mismo, pero cada vaquero está destinado a un consumidor, a una ocasión y además consigue sacársele más partido combinándolo con algunas prendas en concreto. Pues bien, para todos aquellos que cuando entran en una tienda se pierden con las etiquetas, o simplemente para los que están a la búsqueda de su vaquero ideal aquí dejo un sencillo tutorial que explica los 4 tipos de vaqueros más comunes en la mayor parte de las tiendas.

Slim fit

El primero de ellos es el modelo Slim Fit, quizás uno de los más demandados y de los que tienen mayor aceptación popular por excelencia. Este modelo se caracteriza por ser un vaquero ajustado pero no llega a estar ceñido como pueden ser los pantalones pitillos. Se le da más libertad a la pierna, no se pega y da la impresión de ser un vaquero cómodo pero que misteriosamente se adapta perfectamente a nuestra fisionomía. Por eso tiene tanta aceptación.

Slim fit

Tiene el tiro bajo y sobre todo se estrecha en los bajos. Combina a la perfección con camisetas que se ajustan en la cintura, ya que no hace falta que usemos cinturón y por tanto no se marca el cinturón en la camiseta. Podemos complementarlo con jerseys, sudaderas estrechas o camisas.

Regular fit

El siguiente modelo es el Regular Fit, que quizás sea el modelo de pantalón que más acostumbrados estamos a ver en las tiendas y el prototipo de vaquero que tiene todo el mundo en mente cuando hablamos de estilos en os pantalones. Su corte es recto, clásico, no se estrecha, ni se agranda. Simplemente es un vaquero con todas las de la ley.

Regular fit

Por ello, combina a la perfección con todo tipo de prendas, si bien está diseñado a medida para todos aquellos que presuman de caderas anchas. Para los que no sea así, me temo que el uso del cinturón en muchos casos será algo habitual. ¿Ventajas? No queda mal con nada ¿Inconvenientes? No es un pantalón que en si mismo diga mucho. Sencillito y sin decepcionar a nadie.

Loose fit

El modelo Loose Fit se caracteriza por tener un corte que se denomina ‘baggy’; es decir, un corte ancho, abierto e informal, pero no llega a ser el modelo baggy que estamos acostumbrados a ver. Son pantalones que están diseñados para ser llevados por debajo de cadera.

Loose fit

Es un pantalón ancho, desde las caderas a los bajos, que combina perfectamente con camisetas, sudaderas o cualquier prenda de punto. Para realzar el estilo “baggy” además se recomienda utilizar una talla más grande de lo habitual. Su versión más radical es el estilo Baggy, que suele ser mucho más ancho que los Loose Fit, ideales para llevar con camisetas grandes, sudaderas y que se popularizó mucho en los Estados Unidos, especialmente dentro de algunas tribus urbanas.

Boot cut

Por último el modelo Boot Cut, que en resumidas cuentas podríamos asociarlo a un pantalón pesquero o de campana pero con cortes más suaves. Recto en los muslos y ligeramente acampanado en los bajos es ideal para llevarlo con botas anchas, tipo Dr. Martens, o algunas Timberlands. Son pantalones adecuados para aquellos que pecan de tener muslos poco definidos y voluminosos.

Boot cut

¿Cómo los conjuntamos? Probad con camisetas estrechas, cardigan o jerseys de punto que se adapten bien al cuerpo, o ahora en verano, los polos son una idea estupenda, al igual que las camisas cortas o de media manga.

Fotos | Dans Boots, Bountiful Planet, Levi’s

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos