Compartir
Publicidad
Publicidad

Estas, y solo estas, son las razones por las que creo que los pitillos no son lo tuyo

Estas, y solo estas, son las razones por las que creo que los pitillos no son lo tuyo
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esto es así. Los altos tenemos ciertas ventajas sobre los bajos y los bajos las tienen sobre nosotros. Los rubios ligan más en el sur y los morenos en el norte (¿O era al revés?) y los pelirrojos son un bocado exquisito codiciado por muchos y muchas, y odiados por otros tantos.

¿A qué carajos viene todo esto? Pues viene a que cada uno tiene un sitio en el mundo de la moda, del grooming, del estilo y en la vida en general. E igual nadie te había dicho que tú no tiene cabida en el de los pantalones pitillo. Tranquilo, que ahora te explico por qué.

Es cierto, tus muslos te impiden entrar en ellos

1

Si tienes los mulos grandes, de esos que te dan ganas de azotar y decir con voz grave "Nena, esto es acero para los barcos", lo siento pero los pitillos no están hechos para ti. No porque no nos guste ver como sudas la gota gorda intentando entrar en ellos, sino porque tú y los botones de la cremallera os convertiréis en un arma andante en cuanto pongáis los pies en la calle.

La longitud no sé pero la altura... sí que importa

1

Que sí, que todos hemos visto a alguien bajito con unos pitillos que le quedaban estupendos de la muerte y con un estilazo que dejaba a todos los presentes a la altura de sus zapatos, pero no es lo normal. Esto va de establecer criterios y por norma general un pitillo nos hará más delgados y estilizados, ergo alguien pequeño parecerá... más pequeño aun. Y llamadme loco pero conozco a poca gente que le mole eso.

Eso de la actitud no termina de convencerme

1

Lanza a favor de la globalización (con criterio) de los pitillos: ya no son cosa de hipsters. Los colores, los tonos, los degradados y los rotos se han encargado de que toda tribu pueda tener su pitillo por bandera. Eso sí, no perdamos el norte queridos, que una cosa es que nos guste ir de camisa y meterle color a los pantalones y otra muy distinta que parezcamos el payaso de Micolor.

Gemelos como melones = pantalón roto

1

En serio ¿de verdad quieres ser el tema de conversación de la fiesta cada vez que te sientas? Las piernas embutidas, se te ve la hucha y es probable que te falte riego sanguíneo en los pies. No entiendo qué necesidad tenemos de forzar el asunto, la verdad...

Un poco de cabeza con las combinaciones

1

Lo sé, vivimos en un mundo donde la libertad de expresión es gracias a dios un hecho (a cuento de que si no estoy yo escribiendo esto) pero el buen gusto también debería serlo. Si ya estamos bastante embutidos por debajo ¿por qué forzar el asunto con camisetas talla XXS y jerseys gangrenas? Prueba con el oversized, verás que cambio...

El gran abismo entre el pitillo y el "ajustado"

q

No nos equivoquemos, hay una clara diferencia entre un pantalón ajustado, de esos que nos marca los gemelitos, los muslos y nos realza el culo (creo que todos más o menos podemos entrar en uno) y los verdaderos pantalones pitillo. Estos últimos son territorio solo apto para intrépidos exploradores de piernas finas. Estas y solo estas, son las razones por las que creo que los pitillos no son lo tuyo.

En Trendencias Hombre | Ya no me cabe ninguna duda: a Zara se le ha ido la cabeza (y mucho) con los estampados...

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos