Compartir
Publicidad
Publicidad

Negro eterno: la elegancia más oscura

Negro eterno: la elegancia más oscura
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sencillez, sobriedad y elegancia, quizá son los tres adjetivos que mejor definen uno de los colores más refinados que existen. Convertido en uno de los colores fetiche de la gran Coco Chanel, el negro se ha transformado a lo largo de los años en una tonalidad imprescincible en cualquier armario.

Cuando un hombre decide salir por la noche, asistir a una cena importante o es invitado a un evento, suele pensar en ponerse un esmoquin, un traje, o una simple camisa, todos ellos tienen un punto en común, el color negro.

Hay ciertas prendas básicas que todo hombre elegante y con estilo debería tener en su armario, quizá el más importante es el traje, perfecto comodín para acudir a cualquier cita importante que se precie. Por ello, es importante que ocupe un lugar privilegiado en nuestro ropero.

Un traje negro jamás nos defraudará, llevado con una simple camisa blanca, nos puede convertir en el centro de todas las miradas, sintiéndonos seguros, seductores y tremendamente elegantes, encima siempre nos hará muchísimo más delgados.

Lo recomendable a la hora de elegir un traje negro es tener claro si le sacaremos más partido a uno de raya diplomática o por el contrario nos convendrá más uno liso. Ambas opciones son perfectamente válidas, siempre que la raya no sea muy marcada y no parezcamos pupilos de Al Capone.

Lo ideal es un “dos piezas” de lana fría, que nos servirá tanto para una noche de invierno, como para una ocasión que se nos presente en meses más calurosos. Este tejido, al contrario que el algodón, es muy ligero, no se arruga facilmente y tiene una gran calidad.

Siempre es mejor decantarnos por un modelo entallado, a ser posible de dos botones y que la pierna no sea demasiado ancha, de lo contrario corremos el peligro que nos confundan con el camarero que sirve esos apetitosos canapés.

Unas reglas de estilo importantes son llevar un cinturón negro y unos zapatos del mismo color, dejémos por tanto los marrones para otros tonos, como el azul marino o el gris marengo.

Este tipo de traje presenta una versatilidad muy grande, ya que la americana podremos combinarla con unos vaqueros, con unos chinos beige o camel y jugar al mismo tiempo con variadas opciones de camisas.

Lo ideal es llevarla blanca o negra lisa, pero también podemos atrevernos con una mil rayas en tonos grises o incluso una en tonos morados, esta última es de mis combinaciones preferidas, y encima el malva es uno de los colores de temporada en camisería de vestir.

Así que ya no tienes exusa, apúntate al negro, llévalo de sport o con un carácter más vestido, pero inclúyelo en tu armario. Quizá una buena ocasión sea empezar a amortizarlo esta noche vieja. ¿Qué tal con una pajarita.?

Foto | Hauteconcept, Zara

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio