Compartir
Publicidad

Los polos son para el verano: historia y tendencias

Los polos son para el verano: historia y tendencias
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El polo de manga corta siempre se convierte en uno de los protagonistas de las campañas de verano, es un clásico que jamás pasará de moda. Tiene un público muy fiel y de todas las edades, basta con darse un paseo por la calle para vérselo a un niño, a un chico joven o a una persona mayor.

Existe casi un polo para da persona, es muy raro ver dos iguales, ya que la práctica totalidad de las marcas lo incluyen como básico de verano en sus colecciones. Los precios son muy dispares, dependiendo siempre de la calidad del mismo, cuanto más espesor tenga el algodón de piqué y más rígido sea su cuello mejor será el polo. Los botones y las aberturas laterales inferiores también denotan si estamos ante una prenda buena y de calidad.

La primera vez que se vieron polos en España fué a finales de los años cincuenta o comienzos de los sesenta, y causaron una enorme admiración. En aquel momento resultaba complicado darles un nombre concreto, ya que no eran ni camisas ni camisetas si no una mezcla de ambos conceptos.

Pronto se convirtieron en objeto de culto y una novedad de auténticos pijos y gente viajada, una moda que estaba sólo al alcance de minorías adineradas, pero que pronto se fué convirtiendo en una prenda más convencional.

Los primeros deportistas en utilizar esta prenda como parte de su vestuario deportivo fueron los tenistas Fred Perry(foto superior) y René Lacoste, ambos dejaron una huella imborrable en la historia, ya no sólo por su magnífico juego, si no por porque sus nombres son, sinónimo de moda y de prendas de gran diseño y calidad.

Los primeros polos que llegaron al mercado eran lisos, algunos llevaban un bolsillo como el de las camisas para guardar las gafas y algún documento, más tarde llegó la moda de los logotipos bordados en la parte izquierda, el emblema de los laureles de Fred Perry, y el mítico cocodrilo de Lacoste se convirtieron en auténticos símbolos de estilo y estatus social.

El polo fué evolucionando hasta nuestros días, al igual que los materiales empleados en su fabricación. Actualmente hay firmas internacionales que utilizan la seda en algunos de sus diseños más sofisticados. Aunque el algodón de piqué (foto inferior) sigue siendo el más empleado para su elaboración.

Este verano seguiremos encontrando esta magnífica prenda en toda la paleta de colores, desde los clásicos blanco y negro hasta los colores más de tendencia como el verde turquesa (foto inferior-escaparate Massimo Dutti), coral, azul royal, malva, morado y el sempiterno azul marino.

Los diseños siguen siendo los de siempre, los de temática marinera con franjas horizontales, los de doble ribeteado en el cuello y en el elástico de las mangas, los ya míticos de la firma Hackett con número en el pecho y en la espalda o aquellos que incluyen publicidad del equipo como los que firma Ralph Lauren para el equipo de polo Neoyorquino Black Watch (foto inferior).

Uno de los grandes triunfadores, tal y como ya habíamos apuntado hace unos meses en Mensencia es el rosa. Un color que vemos en jerseys, en camisas y como no, en polos de manga corta.

Este verano vuelve a ser el del doble y triple ribete coloreado en contraste, tanto en el cuello como en las mangas. Un mito reinventado por Fred Perry al que le han seguido muchas marcas.

Los clásicos números estampados o bordados forman parte de la mítica imagen de la firma británica Hackett. Personalmente, opino que si se abusa de esta “temática del dígito” puede llegar a cansar y parecer cansino. El punto están en darle el toque justo, sin aburrir.

Los más deportistas también tenemos la opción de incluirlo en nuestro vestuario para la práctica deportiva. Marcas como Nike o Adidas proponen todas las temporadas unos polos de inmejorable diseño, con tecnología dry fit, que favorece la trasnpiración de la piel. ¿Adivináis el deporte en el que más se utiliza este tipo de prenda?

En los últimos años algunas marcas nos han brindado la opción de conseguir un corte más ajustado al cuerpo (slim fit), algo que favorece de manera notable a la gente más joven. Los cortes más rectos y holgados déjalos para cuando hagas deporte o tengas un par de años más.

Como puedes ver, este año no tienes excusa para hacerte con un par de polos, elige tus colores favoritos, combínalos con cualquier tipo de pantalón o bermuda, llévalos a la playa con bañador o utilízalos de una manera más formal con una americana. Lo mejor de todo es que juegues con su versatilidad y te atrevas con colores vivos, seguro que triunfarás.

Foto | Polo Ralph Lauren, Lacoste, La Martina
En Mensencia | Especial Playa 2009: Bañadores
En Mensencia | Cómo protegerte del sol con estilo
En Mensencia | Especial playa 2009: camisetas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio