Compartir
Publicidad
Publicidad

Ellos también se apuntan a la moda del bigote

Ellos también se apuntan a la moda del bigote
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Son muchos los famosos, sobre todo actores de Hollywood los que se han apuntado a la moda de dejarse bigote, bien por gusto personal o por exigencias del guión. El caso es que los mostachos rara vez pueden favorecer un rostro, algo que comparto plenamente con mi compañera Mosky, fiel detractora de este look tan poco juvenil.

Y es que los rostros con bigote nos otorgan más años de los que tenemos, tanto a los jóvenes como a los señores de más edad. La imagen superior de Jude Law da buena prueba de ello y el actor inglés aparenta alguna primavera más con él, por muy modernito que vaya vestido.

Si quieres lucirlo que sea en versión corta, sin sobrepasar las comisuras de los labios y procurando recortarlo cada dos o tres días, llevando el resto de la cara perfectamente afeitada, de lo contario caerás en el look de vagabundo y eso amigo mío, es para la práctica totalidad de las chicas, de todo menos sexy.

Hay algunos hombres, a los que les favorece más bien poco, como George Clooney o Brad Pitt, ejemplos de hombres guapos a los que cualquier cosa debería quedarles bien. En este caso no hay que revisar mucho la foto para darse cuenta que ellos también deben pasar inmediatamente por el barbero.

Lejos de que este look pueda convertirse en una moda, cosa que realmente dudo, siempre habrá rostros y personajes famosos que hacían de este elemento parte de su personalidad y que son recordados así, con su perilla, o su bigote, desaliñado o impecable pero que formaba parte de ellos.

Uno de ellos es el gran Mark Spitz, al que Michael Pheps no sólo quiso emular, ganando todas esas medallas de oro, si no también intentando dejarse también ese mítico mostacho, aunque en versión xl, a modo de perilla.

Y quién no recuerda a algunos futbolistas bigotudos, en el mundial de Italia 90, como el alemán Rudi Voller y el holandés Frank Rijkaard, auténticos símbolos de estilo en aquellos momentos.

Yo soy de los que sigue pensando que más allá de las modas, el dejarse bigote, perilla o el pelo largo es algo muy personal que debe decidir uno mismo, sin hacer caso al qué dirán o qué les parecerá. Eso sí, yo continuaré utilizando mi cuchilla de afeitar por donde crezca la barba. Quizá dentro de diez o veinte años cambie de look, pero de momento me quedo como estoy.

Foto | Popsugar Uk, Nydailynews En Mensencia | Los bigotes para los gatos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos