Compartir
Publicidad

Con todos ustedes, los siete principios del buen vestir y el estilo masculino (II)

Con todos ustedes, los siete principios del buen vestir y el estilo masculino (II)
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días os mostramos los que para nosotros eran los cuatro primeros principios del buen vestir y el estilo masculino. En esta segunda entrega vamos a acabar la lista con aquellos que, siendo honestos y objetivos, son más difíciles de cumplir. Y no porque no tengamos la base necesaria para hacerlo... sino porque son los más volátiles e influenciables de todos.

Antes de que empecéis esta última entrega, me gustaría aclarar que lograr todos ellos no es tarea fácil y que precisamente errando es como más se aprende. Mirad, aprended, buscad, probad y fallad hasta que consigáis algo de lo que os sintáis orgullosos, con lo que os sintáis cómodos (porque nunca olvidemos que la moda está para servirnos, no para servirle nosotros a ella) y que podáis permitir mantener en el tiempo ¡Suerte con ello!

Coordinación cromática

1

Parece fácil si uno lo analiza de primeras pero lo cierto es que este tema es un tanto delicado. Las combinaciones cromáticas es algo que va y viene y, mientras que hace unos años a nadie se le hubiese ocurrido mezclar rosas con rojos, a día de hoy y si la moda (que no tiene por qué tener razón) lo dictamina, puede convertirse en un must de temporada. A nosotros lo que nos interesa es que exista armonía entre ellos, que se complementen y ayuden más que discriminarse y entorpecerse.

1

Para poder afinar en este punto es necesario echar por tierra algunos mitos como la falsa idea de que los colores van ligados a los meses del año: a ver cuando nos entra en la cabeza que las estaciones ya no dictan la paleta; es decir, las tonalidades frías pueden usarse en verano y las cálidas en invierno pero eso sí, siempre con un orden y una cierta coherencia porque se mire como se mire, vestir enteramente de colores pasteles en diciembre es RARO. Por otro lado, dependerá mucho de si lo que queremos construir es un color block (en ese caso bienvenidas sean las tonalidades secundarías) o un engamado (en este caso, misma familia de colores pero contrastándose unos con otros).

Las tendencias son nuestras amigas

1

Lo de las tendencias es un arma de doble filo. Seguro que muchos de vosotros os lleváis las manos a la cabeza cada vez que echáis un ojo a una presentación de temporada en pasarela y pensáis ¿en serio que hay alguien que se pueda poner eso para el día a día? No nos engañemos, existen tendencias de pasarela que nunca verán la luz en la calle, y tendencias de calle que no son más que propuestas de las grandes firmas que se adaptan y diluyen para que podamos incluirlas en nuestro armario.

1

La idea es que nos sintamos cómodos con ellas pues no todos pueden salir a la calle con la misma clase de estampados o las mismas dosis de estilo militar en su outfit. Lo que sí que es cierto es que incluirlas en mayor o menor medida hará que nuestro estilo esté más actualizado y a la moda. Siempre los habrá que prefieran anclarse en el pasado y no cambiar (que ya de por si es un estilo, de ahí el heritage y el vintage) o aquellos que piensen que precisamente el no seguir a las masas y a las tendencias ya de por sí, es una moda (el inicio del estilo hipster).

Ante todo, sé tu mismo

1

Quizás de todos los expuestos, este sea el más complicado. Una vez que hayamos puesto en práctica todos los anteriores, lo más difícil de todo es no caer en la tentación de convertirnos en copias y réplicas que sacan sus ideas de blogs, páginas, revistas o amigos. Por supuesto que está bien coger ideas pero seguro que todos llevamos dentro de nosotros a un estupendo estilista que sabe cómo combinar y conjuntar para que todo cumpla lo que hemos hablado hasta ahora y, además, se note que es nuestro estilo, que la individualidad es nuestra seña distintiva.

1

Y esto amigos míos, no es nada fácil. Muchas veces lo que nosotros vemos como algo único, original y con personalidad por todos los costados, el resto lo ve como un atentado al buen gusto y una falta de coordinación. El resultado por desgracia nunca depende totalmente de nosotros, sino que la moda y su cruel manejo de las tendencias, las circunstancias en las cuales nos veamos inmersos o sencillamente la opinión de los demás, serán las que nos impulsen a seguir peleando por nuestro estilo personal o que sencillamente nos rindamos y nos dejemos llevar por el resto. Quien consiga unificar este último principio sin descuidar los otros seis, sin duda habrá llegado a lo más alto del estilo masculino.

Fotos | Men/Style Digest En Trendencias Hombre | Con todos ustedes, los siete principios del buen vestir y el estilo masculino (I)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio