Compartir
Publicidad

Con todos ustedes, los siete principios del buen vestir y el estilo masculino (I)

Con todos ustedes, los siete principios del buen vestir y el estilo masculino (I)
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Lo sabes. Sabes perfectamente que hay gente que se ponga lo que se ponga, con más o menos poder adquisitivo y ropa en el armario, es capaz de crear un estilo único y exquisito que por más que te empeñas en repetir, nunca consigues clavar ¿Será que tiene mejor percha? ¿Saben elegir mejor la ropa? ¿Será que se rodean de más gente que le aconsejan? ¿O quizás dispone de más ropa?

La clave, queridos amigos, está en tener gusto y clase a la hora de combinar, de vestir, de complementar y de lucir. Y eso es algo innato para muchos (envidia sana) pero para todos aquellos que anden perdidos en un mar de dudas y con ganas de luchar contra viento y marea para mejorar su estilo, aquí van los inamovibles siete principios del estilo masculino.

El tallaje, fundamental

1

No hay nada más espantoso que ver como un jersey no llega en las mangas hasta donde debería llegar, que el largo de los pantalones se ha quedado demasiado corto, que los bajos vueltos convierten los shorts en algo bochornoso o que los hombros se encuentran a la altura de los sobacos. El tallaje y por ende, el conocer nuestra talla, es algo imprescindible y fundamental.

1

Cada prenda y cada estilo tiene una manera diferente de ser llevada y por tanto de tallar. Tendremos que conocer al dedillo en qué marcas gastamos una M y en cuales una L y por supuesto, cuál se ajusta mejor a nuestra forma. Porque no olvidemos que esto va unido a nuestro físico y nuestra fisionomía y, por mucho que nos pese, no a todo el mundo le sienta bien un pantalón pitillo ni puede llevar un jersey oversized sin parecer un auténtico payaso. Cuanto más nos conozcamos, menos erraremos.

Esos pequeños detalles

1

¿Cuántas veces hemos repetido que es en los detalles donde radica un buen estilismo? Es muy fácil llegar a cualquier tienda (sea cual sea el presupuesto del que dispongamos), y pedir que nos vistan de arriba a abajo para salir idénticos al maniquí de la entrada que tan elegante y chic nos ha parecido. Pero serán precisamente aquellos que consigan hacer de un total look algo personal, único y diferente, aquellos que no solo destaquen dentro del rebaño sino que además, creen escuela y personalicen un estilo.

1

Los complementos, las combinaciones cromáticas acordes, los calcetines (esos eternos olvidados) así como el cuidado personal, son detalles que muchas veces descuidamos y que no siempre pasan desapercibidos ¿De qué nos sirve llevar unas bonitas chelsea boots si los calcetines nos da vergüenza enseñarlos? ¿Y lo horroroso que es ver a alguien bien vestido y con las manos y las uñas descuidadas? Atentos siempre a estos pequeños detalles.

Accesorizar el conjunto

1

Los accesorios seguramente sean del punto anterior, los máximos responsables. Como si fuéramos Holanda y el mar, cada vez es más el terreno que ganamos al público femenino en este aspecto, adaptándolo gradualmente a nuestro estilo y asegurando (no en todos los casos) que estemos cómodos con ellos: bolsos de manos, foulard, pajaritas, borsalinos, apliques, broches, gemelos, pasa-corbatas, pañuelos relojes... la lista es interminable.

1

Muchos de vosotros discreparéis en este punto argumentando que el hombre ha perdido un poco el norte en lo que a complementos se refiere (los tan temidos bolsos de mano masculinos...) pero lo cierto es que unas gafas de sol estratégicamente colocadas, un pasa-corbatas curioso que informalice el conjunto o una discreta corbata que sencillamente estructure y armonice nuestro look, son imprescindibles para un outfit 10.

De dentro hacia afuera siguiendo un orden

1

Nos gusta un jersey, nos gusta una camisa, nos gusta un chaleco y nos gusta un trench ¿Y ahora qué? Pues ahora es cuando hay que tener en cuenta que los conjuntos tienen que estar estructurados y bien ordenados. Si bien habrá veces que optemos por estilo mono-capa, los conjuntos multi-capa ganan cada vez más adeptos y muy especialmente si nos metemos de lleno en el mundo de la sastrería. Todas esas capas han de ser analizadas de manera individual y por supuesto encuadradas y vistas en un conjunto.

1

Si la casa no se construye por el tejado, los outfits tampoco. Empezando de dentro hacia afuera, intentaremos que todas las capas combinen y contrasten, entre sí, y con aquellas prendas que permanecen estáticas (los pantalones o los zapatos por ejemplo). Una tarea que requiere tiempo y sobre todo muchos intentos pero que, al final del ejercicio y observándose en su totalidad, ofrece una imagen impecable en el que queda claramente demostrada la dedicación puesta en nuestro estilo. Y eso amigos, eso no tiene precio alguno.

Fotos | Kedolomer en Pinterest En Trendencias Hombre | Barney Stinson: adiós al fucker más grande de todos los tiempos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio