Compartir
Publicidad
Publicidad

Comprar una bolsa de viaje con estilo

Comprar una bolsa de viaje con estilo
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de mis mejores amigos acaba de llamarme para pasar unos días en su casa de la montaña, así que pienso, qué mejor manera de empezar a rentabilizar esa preciosa bolsa de piel que veo cada día en ese escaparate del centro.

Agarráos a ella porque esta temporada vuelven con mucha fuerza las clásicas bolsas de viaje, tamaño “weekend”, marcas como Bally, Hermés, Dunhill o Louis Vuitton nos presentan en sus webs todas sus novedades para esta campaña de otoño-invierno. Los materiales van desde la más cuidada y refinada piel hasta el impermeable y resistente nylon. Entre los colores que triunfan está el negro, siempre intemporal, elegante y muy masculino.

Lo primero que debemos mirar a la hora de hacernos con una bolsa de viaje es el uso que le vamos a sacar, si viajamos mucho en avión o en tren quizá nos interese algún modelo que tenga ruedas, ya que caminar por las kilométricas terminales con 15 kilos de peso colgados del hombro no resultará nada cómodo.


En cambio si solemos pasar algún fin de semana no muy lejos de nuestra casa, el clásico modelo de dos asas se convierte en el compañero ideal para viajar en el maletero del coche.

Pantalón Loewe

Nos interesará también conocer cuál se adapta mejor a nuestro estilo de vestir, por ejemplo, si solemos ir siempre muy sport, con deportivas, vaqueros y camiseta, una buena opción será aquella que combine nylon y piel, ya que no desentonará y se convertirá en el complemento perfecto para nuestro look. Aunque ojo, porque combinar prendas sport con complementos clásicos como relojes o bolsas es uno de los must de estas últimas temporadas.
Por el contrario, si somos personas más clásicas y la americana y el zapato forman parte de nuestro lifestyle una bolsa clásica de piel será el colofón perfecto para nuestras salidas de fin de semana.

Ahora que ya estamos en la tienda y el dependiente nos está enseñando la bolsa no está de más abrir la cremallera y revisar el interior, ya que muchas veces algunos modelos incluyen departamentos interiores para el neceser, el móvil, la PDA o incluso para poder meter un notebook, todo esto hace que el espacio destinado a la ropa se vea mermado y por lo tanto la cabida que en un principio se presumía generosa deja de serlo.

Los precios varían según los materiales y los acabados, pero una bolsa de piel puede ir desde los 190 euros hasta cerca de los 2.500 que cuestan algunos de los exclusivos modelos de Louis Vuitton. Lo que no cabe duda es que es una inversión segura, y si la cuidamos bien quizá nos acompañe durante todos los viajes de nuestra vida.

Fotos | Alfred Dunhill y Loewe

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos