Compartir
Publicidad
Publicidad

Raf Simons, Otoño-Invierno 2010/2011 en la Semana de la Moda de París

Raf Simons, Otoño-Invierno 2010/2011 en la Semana de la Moda de París
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Raf Simons es uno de los diseñadores a los que en los últimos años he seguido y que más me han ido convenciendo en su progresión. La tendencia de modernizar al hombre manteniendo los fundamentos de la vieja escuela clásica pocas veces ha tenido un talento tan prometedor.

Tras ver su última colección Primavera-Verano 2010 presentada en París el año pasado, esperaba con ganas la nueva, pero la sorpresa ha sido máxima al encontrarme una colección que no sólo guardaba pocas similitudes, sino que parecía otra.

¿Dónde están los trajes de líneas impolutas? ¿O bien el estilo clásico del que antes hablaba? Nada. El belga ha hecho de las suyas y se ha sacado una colección de la manga que rompe con su anterior y da muestras de que cuando quiere también sabe arriesgar.

Raf Simons, Otoño-Invierno 2010/2011 en la Semana de la Moda de París I

Arriesga puesto a que ningún hombre llevará esos conjuntos que mezcla entre gabardina y trench. Dos colores y a jugar con las ilusiones ópticas.

Raf Simons, Otoño-Invierno 2010/2011 en la Semana de la Moda de París. Faldas

O bien directamente con faldas propuestas que parecen sacadas de haber partido por la mitad una gabardina. Extraño al ojo y más imaginarlo en la calle. La combinación se propone con unos pantalones y un jersey clásico, para compensar.

Raf Simons, Otoño-Invierno 2010/2011 en la Semana de la Moda de París. Trajes

Mientras, en los trajes, este juego a remodelar su propia firma introduce prendas impermeables con conjuntos maravillosos si no hubiese esa parte entre medias. No es posible de entender cómo se puede llegar a estropear un traje de esta manera.

Raf Simons, Otoño-Invierno 2010/2011 en la Semana de la Moda de París. Abrigo

Está claro que a Raf Simons esta temporada le ha gustado mucho la técnica del collage y la ha aplicado a todo lo posible. En algunos abrigos el resultado a mí sí que me gusta. De nuevo los vemos en largo, hasta la rodilla. No se salva ninguna marca de estas longitudes invernales.

Raf Simons, Otoño-Invierno 2010/2011 en la Semana de la Moda de París. Traje doble

Y ya de lleno en los trajes la doble botonadura no es la común, sino que también la renueva y juega con el aíre militar con una doble línea de diminutos botones, pero para el cierre sólo uno pequeño.

Raf Simons, Otoño-Invierno 2010/2011 en la Semana de la Moda de París, cruzada

La otra opción es la chaqueta cruzada. En este caso sobran botones, una línea de los laterales está de más y afea el resultado.

Raf Simons, Otoño-Invierno 2010/2011 en la Semana de la Moda de París. Amplio

Para quienes crean que aún está feo llevar un traje superior a tu talla, Raf Simons propone este diseño, perfecto de hombros y de manga, pero curioso en el largo, sin botones y con una amplitud mayor de lo normal. A mí no me gusta nada.

Raf Simons, Otoño-Invierno 2010/2011 en la Semana de la Moda de París. Gris

Pero si quiere dar el punto de vista opuesto, de nuevo con chaqueta cruzada y en gris, esas líneas minimalistas y firmes se mantienen. Ahora bien, incorpora pequeños parches repartidos por el traje que yo aún no me explico.

Raf Simons, Otoño-Invierno 2010/2011 en la Semana de la Moda de París. Cuadros

Este modelo de cuadros, si bien no me lo pondría, me encanta verlo.

Raf Simons, Otoño-Invierno 2010/2011 en la Semana de la Moda de París. Sport

Al igual que esta chaqueta. Muy de sport y original. Ésta sí que la incluiría en mi vestuario.

Raf Simons, Otoño-Invierno 2010/2011 en la Semana de la Moda de París. Geometría

Por último, ¿qué me decís de sus propuestas geométricas? Peculiares, sin duda.

Fotos | WWD En Mensencia | Raf Simons, Primavera-Verano 2010 en la Semana de la Moda de París

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos