Compartir
Publicidad

La clase se tiene, no se compra

La clase se tiene, no se compra
0 Comentarios
Publicidad

Uno de los referentes clásicos a la hora de hablar de moda, es The Sartorialist, un blog que está considerado como uno de los 100 iconos que marcan tendencia por la revista Time. La fórmula es eficaz pero complicada. Scott Schuman es quien se esconde tras ese pseudónimo y quien se dedica a deleitarnos con los estilos más elegantes de todo el planeta a través de su cámara.

Uno de los últimos es éste, con el cual yo quedé prendado. ¿Cómo es posible lucir tan simple y a la vez tan elegante? La respuesta es fácil: teniendo clase. Es un dilema eterno en el mundo de la moda, en especial la masculina, donde no hay tanto campo en el que elegir qué ponernos, y que siempre acaba en el mismo punto de inicio, en que o se tiene o no se tiene.

En el caso del hombre de la fotografía, está claro que la tiene, es más, hasta le sobra. Es una aparente simple chaqueta gris pero ya se sabe, menos, siempre es más. De primeras tiene un ribete en negro, después la manera en que combina el cardigan interior es magnífica, sin perder la armonía en el color con la chaqueta.

A la hora de apostar por la camisa, lo hace por una de cuadros rojos y azules, con una fina línea blanca entre ellos (abotonada hasta arriba); los pantalones tenían que ser pitillos en color negro. En los zapatos es donde estaba la mayor complicación. En este caso se ve la clase de quien los lleva, al elegir unos mocasines burdeos.

Y por si fuera poco, y se quisiese jugar a rizar el rizo, llevar este conjunto con una bandolera, era la prueba de fuego. El fotografiado no sólo se atreve, sino que parece un complemento más que luce perfecto.

La clase o se tiene o es imposible lucir bien el mejor traje. En parte es cuestión de actitud y en parte es cuestión de estilo, pero nunca se consigue fingiéndola.

Foto | The Sartorialist

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio