Publicidad

El chándal sólo para hacer deporte

El chándal sólo para hacer deporte
3 comentarios

Llegas a casa después de un día muy duro, estás cansado, te quieres quitar los pantalones y no sabes qué ponerte. Abres el armario y ahí está esperándote tu chándal. Vas a cogerlo de la percha, acercas la mano y suenan las alarmas, gritando : SOS atentado contra el contra el buen gusto. ¡Por favor, el chándal sólo para hacer deporte!

El chándal, esa prenda ochentera con mala fama, tiene una finalidad clara: hacer deporte y te lo debes poner sólo para eso. La otra opción permitida es estar en casa encerrado viendo la tele.

No nos sirven excusas del tipo si es que voy a por tabaco o a tomarme una caña con los amigos ( a saber donde acabas la noche, que nos conocemos). El chándal es para correr, jugar al futbol o al baloncesto. Sí, ya sé que es una costumbre muy arraigada, pero en Mensencia nos preocupamos por vosotros. Tu eres un hombre con estilo, el chándal para Paquirrín y su padre adoptivo Julian Muñoz.

Si quieres estar cómodo existen infinidad de opciones como los vaqueros desgastados, que son como tu segunda piel; sudaderas, simpáticas camisetas, polos, entre otras. De hecho, hay múltiples elecciones de ropa deportiva que va más allá del chándal puro y duro.

Os recuerdo que Homer Simpson adoptó esta prenda para no tener que abrocharse y desabrocharse el botón del pantalón. Así que olvidaos de pagar una cantidad desorbitada por un chándal de marca, confeccionado con unos tejidos especiales, destinados a resistir la transpiración, los movimientos más bruscos o las condiciones climatológicas más adversas. ¿O es que en tu salón llueve? ¿Dejaremos el chándal sólo para hacer deporte, entonces?

Foto | Flickr
En Mensencia |

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios