Compartir
Publicidad
Publicidad

LOST: El misterio del calcetín desparejado

LOST: El misterio del calcetín desparejado
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando miro esos programas de ciencia que hablan de alguna fuerza electromagnética responsable de esto o aquello, me pregunto cuándo hablarán de la misteriosa fuerza que provoca el desparejamiento de los calcetines.

Si estuvieramos en la isla de los Lost (una de mis series favoritas), ni nos plantearíamos el problema: quedaría simplemente en un misterio más. Pero como esto es la vida real y los calcetines son elementos de ropa interior reales, me niego a tener una bolsa entera de calcetines desparejados e inútiles.

Es una frustración total perder el calcetín porque, of course, sólo pierdes uno. Y no sabes cómo porque eres cuidadoso (buena, ya sé que tú no) pero tarde o temprano ocurre. Dile magia potagia, dile budú de tu enemigo del trabajo pero vas a tener que hacer algo.

Para empezar, esos que cumplen algun aniversario de 2-3 años escondidos en tu cajón a la espera de un milagro, tíralos. Si no los has encontrado hasta ahora, tampoco van a aparecer de repente. Sólo estorban y la goma debe estar ya para llorar.

Los problemas

No sólo estorban y ocupan un espacio inútil dentro del cajón. El peligro real es que acabes poniéndote dos calcetines desparejados. ¡Eso sí que no!. Un mensencio nunca lleva dos calcetines distintos al mismo tiempo. Denota una falta de estilo imperdonable.

Nunca te pongas dos desparejados aunque sea del mismo color. No hay dos negros, o azules, o grises iguales. Y si los hay, Murphy y su maltida Ley acaba demostrando que uno es más largo que el otro, o tienen distintos grosores.

Si acabas de mofarte de esta editora que intenta ayudarte a no hacer el ridículo, te voy a dar … una buena razón para que cambies de idea. Muy bien vestido, quedas con esa persona especial o con tu jefa de departamento y te sientas a su lado en una silla algo alta. Tus pantalones acaban de dejar al descubierto tus calcetines y ella sí que ha descubierto tus calcetines de distinta altura. Acabas de bajar a la altura de pardillo.

Las soluciones

Hay que plantar cara a esa fuerza viva que los despareja sin piedad. Para empezar, no pongas a lavar ninguno suelto: es el primer paso para perderlo. Cuando los hayas tendido y secado, irán a parar a tu cajón ya desparejados. Puede que el otro esté en la cesta de la ropa sucia, o puede que no. Primero, averígualo.

Si se te caen a menudo del tendero, apaga y vámonos: el post que necesitas es otro. Cuando los tiendas, agárralos ambos con una sola pinza. Un par de calcetines, una pinza. Te facilitará mucho el trabajo de doblarlos cuando los retires una vez secos. Quitar la pinza y doblar. No esperes a hacerlo luego, es ahora. No tientes la suerte.

Un buen truco es tener una bolsa de ropa sucia sólo para los calcetines. Muchas veces se pierden cuando, al sacar el montón de ropa de la cesta para lavarla, se pierda uno bajo un armario, bajo la misma lavadora.

Diferenciar dos calcetines separados pero muy similares no es tarea fácil. Mi recomendación es que compres diferentes tipos de calcetín, tan distintos por color o diseño que se vea a la legua cuál va con cuál. O por el contrario, cómprate una docena igual: todos negros o grises, del mismo fabricante y modelo. Igual te hacen un descuento por comprarlos por docenas y encima ahorras algo.

Si puedes, ten un cajón sólo para calcetines, del mismo modo que tienes uno sólo para tus calzoncillos. Aunque si eres de los ordenados, no tendrás problemas en mantener las pilas perfectas de todo.

La refinitiva: SockClick

¿Hay algo que el hombre no sea capaz de inventar?. Este sistema puede parecerte tonto pero es eficaz y fácil. Si no has oído hablar de SockClick, te estabas perdiendo algo bueno. Con un aplicador que te facilitan, vas clickando esos remaches de goma redondos en cada uno de tus calcetines.

Una vez aplicados, macho y hembra permiten que el par vaya siempre junto, desde que te los quitas y los pones a lavar, pasando por la lavadora y el tendero, hasta que los doblas y colocas en el cajón. Se acabó el misterio. A partir de ahí, si se pierden por culpa del SockClick, ya sabes a quien ir a protestar.

Los venden por colores y por packs de 25 clicks. En su web oficial tienen un video demostrativo, no tiene ningun misterio. Puedes utilizar los clicks del mismo color de los calcetines o contrastados: depende ya de tu gusto personal. He querido presentaros este sistema porque soy anti-nudo-calcetines que van a la lavadora. Buena suerte.

Fotos | Michelle Miramontes, mr.sparks
En Mensencia | Porqué ordenar los calzoncillos por pilas de rotación en el cajón, Me chiflan los calcetines a rayas de Paul Smith

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos