Compartir
Publicidad
Publicidad

Un error de rutina cosmética: no aplicarte nada si no sales de casa

Un error de rutina cosmética: no aplicarte nada si no sales de casa
Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estos últimos años hemos hablado tanto del papel protector de la cosmética que puedes caer en el error de hacer un paréntesis si no sales de casa unos días o una temporada. Aunque no salgas de casa, debes aplicar también tus cosméticos.

Puede que por estar empollando como un loco, una lesión que te ha causado una baja o estás de huelga contra el mundo mundial: te vas a quedar en casa una semana. O dos, ya veremos. ¿Es razón suficiente para dejar tus rituales de limpieza, cremas y serums ? Va a ser que no.

Es verdad: en casa no te da el sol (directo), no hay polución (a menos que seas fumador) ni hace viento. Pero seguro que hay calefacción o aire acondicionado, te pasas horas frente a la TV y el ordenador, no fumas pero sí tu compañero/a de piso a tu lado. Descartas algunas agresiones externas que afectan a la buena calidad de tu piel pero hay otras. Por ejemplo, cocinar en casa mediodía y noche.

Yeso

Aunque la piel no sufre tanto como cuando pasas horas a la intemperie, en el metro y en el bus o en el despacho, ¿quién piensa que la juventud ha decidido colaborar contigo y hacer el mismo paréntesis? Hey, el tiempo pasa tanto si estás de exámenes o de baja como si estás de vacaciones en Hawai o currando como un poseso en el restaurante. Cada día eres un día más viejo y tu piel va contigo. El envejecimiento cutáneo va haciendo tic tac tic tac mientras tú te saltas a la torera los cuidados diarios.

Así que nada de abandonar los buenos cuidados que has estado dando a tu rostro, tus manos, tus pies, tu abdómen. Sería hacer unos cuantos pasos atrás en calidad de piel, una pena. Puedes suprimir la protección solar y el maquillaje pero no lo demás.

Fotos | Guesus, gustavopicon
En Mensencia | Aprovecha el tiempo si estás de baja: zafarrancho cosmético, La piel del hombre envejece más lentamente que la femenina (II): las fibras de colágeno

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos