Publicidad

Las estrías, heridas de guerra también en los hombres

Las estrías, heridas de guerra también en los hombres
19 comentarios

Publicidad

Publicidad

Cuando uno piensa en estrías piensa en mujeres embarazadas, chicas yo-yo y señoras mayores. Sin embargo, al contrario de lo que se piensa, las estrías también son un problema para los hombres.

Aunque las estrías pueden formarse por diversas razones, la más habitual es el estiramiento rápido de la piel. Engordar varios kilos o un exceso de ejercicio que nos haga desarrollar mucho músculo en muy poco tiempo someten la piel a un estiramiento a mayor velocidad de la normal y, en vez de decir hasta aquí hemos llegado y hacernos estallar en kilos de chorizo, se forman estrías.

Las fibras elásticas y el colágeno de la piel se rompen y aparecen esas líneas rojizas-violáceas, que más tarde se volverán blanquecinas, que para más inri intensifican sus propiedades con el sol. Vamos, que si esperabas que el sol del veranito las disimulara, vas apañado.

La facilidad para desarrollar estrías dependerá en cierta medida de la predisposición genética de cada uno. Hay gente con la piel muy elástica que puede engordar y adelgazar sin que ello se traduzca en antiestéticas estrías recorriendo todo el cuerpo.

estrías

Algunas enfermedades, como el Síndromde Cushing, pueden producirlas, así como ser la consecuencia del consumo de corticoides durante largo tiempo. También hay etapas de la vida en que la predisposición a padecerlas son mayores, como en la pubertad por ser una etapa de grandes desajustes hormonales.

Para los pobres desgraciados, como quien escribe, que sufren las estrías como consecuencia de comer y no comer hay esperanzas. Las rosáceas son las más fáciles de corregir, porque la piel aún no ha dicho “hasta aquí puedo llegar”. Una buena crema cicatrizante, y de esas os hemos hablado varias veces, hidratación regular, preferiblemente al salir de la ducha, y ya como colofón cremas específicas para el tema, serán la solución.

Como en todo lo que tenga que ver con la piel, la constancia será fundamental. Pero fundamental. Hacerlo un día sí y dos no sólo nos llevará al fracaso y, lo que es peor, a la terrible frustración de ver que no avanzamos.

Cuidar la alimentación también será básico para mantener la elasticidad de nuestra piel. Básicamente tendremos que comer de forma saludable. Legumbres, verduras, hortalizas y frutas, que a veces olvidamos en nuestra dieta. La piel lo agradece. Hidratarla desde dentro bebiendo abundante agua será otro paso necesario para la prevención de las estrías.

Por desgracia, las estrías blancas ya estarán con nosotros para siempre. Parece ser que con la dermoabrasión con láser en las clínicas de cirugía estética se pueden eliminar, pero lo mejor es consultar a los especialistas.

En cualquier caso, lo mejor será la prevención. Si estás inmerso es un proceso de pérdida de peso, hídrata tu piel diariamente y recurre también a las cremas reafirmantes para evitar la flacidez lógica de un tejido que, después de soportar una carga, se deshace de ella rápidamente.

Imágenes | Martin Kingsley, Bien Simple
Más información | Alimentación-sana.org

En Mensencia | Los usos de la manteca de karité en cosmética, Rosa Mosqueta, el aceite milagro, Hidratante y nutritiva, cremas para tipos de piel diferentes, Aceites corporales, tu piel más luminosa y doblemente hidratada

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios