Compartir
Publicidad
Publicidad

Fumar suma años a la piel

Fumar suma años a la piel
Guardar
3 Comentarios
Publicidad

A nadie extraña leer algo sobre el tacabo y que venga relacionado con consecuencias negativas. Mi compañera Cristina ya ha comentado en alguna ocasión que el tabaco es perjudicial para la piel en su interesantísimo especial sobre cómo oxigenar nuestra piel. Ahora los expertos sobre el tema vuelven a centrarse sobre el tema y a intentar concienciar sobre los males del tabaco para la piel.

Y es que el tabaco no sólo produce que el rostro se transforme en una tez de piel rugosa, color grisáceo, y marcadas arrugas, estrechas y profundas, de contornos bien marcados, sino que incrementa el riesgo de que aparición de psoriasis, una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que produce lesiones muy dolorosas. El cuero cabelludo no se salva, ya que pierde luminosidad, adquiere un olor similar al de los cigarrillos y se vuelve muy débil.

La edad en que se empiezan a manifestar los síntomas suele ser a partir de los 35 años y son directamente proporcionales al grado de consumo, según los especialistas. Pese a ello, todas estas debilidades en la piel son en muchos casos reversibles.

Para que esto pase hay que hacer lo más lógico: dejar de fumar. La piel va recuperándose por sí sola, volviendo a estar tersa e hidratada, aunque no siempre se dan los mismos efectos ya que cada persona reacciona de una manera diferente. El organismo es quien intenta regenerar el daño por sí mismo. En este punto se puede ayudar a la mejoría de la piel aumentando la ingesta de vitaminas (A, C, E, Zinc y Selenio) o con oligoelementos, a la vez que una dieta rica en frutas y verduras.

Vía | El Mundo En Mensencia | La piel también 'se ahoga' por falta de oxígeno

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos