Compartir
Publicidad

En la primera fragancia Valentino Uomo, nada sobra, todo cuenta

En la primera fragancia Valentino Uomo, nada sobra, todo cuenta
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A Maria Grazia Chiuri y Pierpaolo Piccioli la historia de la díscola Valentina, intepretada mágníficamente bien por Freja Beja, escapándose del palazzo familiar el día de su mayoría de edad, mientras su familia - rodeada por mayordomos vestidos con librea -, la busca para que pueda empezar la fiesta, les ha debido funcionar de cine, ¡y nunca mejor dicho!

Roma ha vuelto a ser la localización elegida para el nuevo shooting y fashion film del perfume Valentino, pero en versión Uomo, dirigidos por el director Johan Renck y el fotógrafo David Sims. Un lugar donde el pasado y el presente se entremezclan en esta ciudad eterna, y donde la elegancia natural de sus gentes, de sus calles, palacetes, fuentes, esculturas, y escalinatas dan lugar a un savoir-vivre único en el mundo.

balcon.jpg

Para dar vida al uomo Valentino, los responsables de la marca se han decantado por Louis Garrel. Un joven actor de una personalidad elegante, que ha sabido transmitir toda una historia sólo con su lenguaje corporal y con su mirada.

Viéndole asomarse a la veranda del palazzo uno no puede evitar preguntarse si es otro cachorro de familia aristocrática, un actor entre bambalinas o un simple observador de la naturaleza humana.

escalinatas.jpg

El perfumista Olivier Polge ha creado una fragancia compleja y sofisticada, con notas que van cambiando a medida que transcurren las horas, como el hombre Valentino. Una mezcla profundamente italiana hecha de ingredientes entre los que se distingue la límpida elegancia de las notas ácidas de bergamota con un sorprendente toque especiado. Con un ligero aroma de mirto, atrevidas notas de café y un toque reluciente de crema de gianduia, creando una combinación que no pasa desapercibida.

coche.jpg

En ella también se detectan los matices envolventes del almizcle propio del cuero blanco, y todo el esplendor del cedro. Un perfume clásico y amaderado, con un toque de ambigüedad que lo convierten en inconfundible, custodiado en un frasco que recuerda a aquellas antiguas frascas de cristal tallado donde se solía guardar y servir el coñac bueno.

ingredientes.jpg

El cristal está tallado con prismas que recuerdan al almohadillado de las fachadas de los palacetes romanos. Una placa rodea el frasco con el logo de la firma grabado en ella. El frasco se deja envolver a su vez por un packaging que lleva una sencilla etiqueta negra ribeteada en dorado, sobria y elegante. Un objeto con una presencia fuerte. Precio: 82,00 euros (100 ml).

bodegon.jpg

Viendo el fashion film y estos visuales no puedo evitar preguntarme, ¿por qué será que muchos nos sentimos atraídos por la surrealista imagen de la ciudad vacía en plena noche? Es como si aquella imagen que todos tenemos de la Dolce Vita de Fellini se fundiese con el presente, para que el pasado pueda convertirse en una propuesta aún vigente, trendy y cargada de sensualidad.

Más información | Valentino

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio