Compartir
Publicidad
Publicidad
Seis errores que pueden estropear tu desayuno
Nutrición

Seis errores que pueden estropear tu desayuno

Publicidad
Publicidad

La primer comida del día, aquella con que rompemos el ayuno nocturno resulta de gran importancia si queremos estar en forma y cuidar la salud, por ello, debemos cuidar mucho su ingesta. Hoy te mostramos seis errores que pueden estropear tu desayuno.

1. Pasarnos con la sal

El exceso de sodio puede ocasionar graves consecuencias sobre nuestra salud y también, sobre nuestra estética, pero lo peor, es que es muy fácil excederse en su consumo.

Si habitualmente desayunas con queso, algún fiambre, pan de molde u otra preparación salada, debes tener especial cuidado en la cantidad de sal que puedes consumir.

Por otro lado, no debemos olvidar que los alimentos procesados, aunque sean dulces, generalmente tienen sodio en elevadas proporciones, tales como galletas, mantequilla, bollos o cereales de desayuno.

Si te pasas con la sal, tu cuerpo tendrá más riesgo de deshidratarse, de hincharse y de tener una circulación sanguínea menos eficiente durante el resto del día, además, de seguro tendrás más deseos de comer alimentos salados y/o muy dulces horas después del desayuno. Por ello, lo mejor es apuntarnos a ingredientes más naturales y con menos sodio en la primer comida del día.

2. Olvidarnos de las proteínas y/o los hidratos

Si sólo desayunas un café o un zumo y un bollo te estarán faltando proteínas que sacien tu organismo y que te permitan lograr una comida equilibrada a primeras horas de la mañana.

Si por el contrario sólo consumes un huevo o un vaso de leche, te estarás olvidando de los hidratos complejos que son una buena fuente de energía para arrancar el día, tales como un pan integral o un poco de avena.

Intenta que en tu desayuno no sobren ni falten nutrientes y recuerda que como en toda comida importante del día, lo ideal sería que hubiera presencia de hidratos, proteínas y grasas, de manera de calmar el apetito y ofrecerle al organismo todo lo necesario para comenzar la actividad.

Desayuno

3. Beber poco líquido

Si en tu desayuno sólo hay una taza de té o un vaso de leche, de seguro está faltando líquido en esta comida, pues como en las demás, resulta importante la presencia de agua para favorecer la digestión de otros alimentos e incentivar la circulación y llegada de oxígeno a cada tejido.

Por eso, puedes asegurarte una ingesta de 500 ml de líquido sumando a tu vaso de zumo, leche u otra bebida un vaso extra de agua, por ejemplo.

Esto te activará en todos los sentidos y te ayudará a lograr una hidratación adecuada durante el resto del día que por supuesto beneficiará tu salud y tu estética.

4. Excedernos con el azúcar

Si tu desayuno se basa en alimentos comerciales o industriales o bien, si te encanta añadir azúcar a tu tazón de leche o café, puedes estar excediéndote con su ingesta.

Casi sin darnos cuenta, podemos pasarnos con el azúcar, pues éste se esconde en muchos alimentos y por ello, resulta difícil en ocasiones percibir o dimensionar las cantidades que consumimos.

El exceso de azúcar no beneficia en nada tu salud a primeras horas del día, ni te hará sentir con más energía un par de horas después de su ingesta, sino que por el contrario, puede provocarte un bajón de energía, más deseos de comer y a largo plazo, efectos negativos sobre tu salud y forma física.

Desayuno2

5. Pasar por alto las grasas

Las grasas son nutrientes que podemos obtener de muchos alimentos y que, pese a su mala fama, son indispensables en una comida completa y nutritiva.

Por ello, en tu desayuno, no deben faltar las grasas y debes intentar escoger las mejores fuentes para su consumo, tales como algunas frutas secas, semillas, aceite de oliva o aguacate.

Si desayunas un bollo tendrás grasas, pero de mala calidad, mientras que si consumes zumo de naranja y pan únicamente, te estarán faltando grasas buenas y proteínas en la primer comida del día.

Recuerda que las grasas no sólo volverán más sabroso tu desayuno, sino también, más nutritivo y beneficioso para la salud y estética de tu organismo.

6. Consumir insuficientes calorías

Si bien no es recomendable pasarnos con las calorías, tampoco es conveniente consumir sólo un zumo o sólo un par de galletas en un desayuno, pues las calorías serán insuficientes además de los nutrientes.

El desayuno debería ser la comida del día que más calorías concentre, y un 30% del total de la energía que necesitamos a diario debería situarse aquí.

Por ello, un desayuno insuficiente en calorías, no sólo es un desayuno incompleto sino también, puede ser un desayuno que no cumpla su función de ayudarnos a lograr una dieta equilibrada, comenzar el día con energía y vitalidad y saciar nuestro apetito para poder controlar lo que comemos en horas posteriores de la jornada.

Recuerda que tu desayuno debe ser adecuado tanto en calidad como en cantidad y que, adecuadamente realizado, puede ser clave para estar en forma, perder peso, ganar masa o rendir más en tu trabajo o deporte preferido.

Piensa y analiza, ¿cometes alguno de estos seis errores en tu desayuno? ¡Nunca es tarde para mejorar!

En Trendencias Hombre | Los alimentos de mejor calidad y los que debes evitar en tu desayuno si quieres perder peso
Imagen | iStock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos