Compartir
Publicidad
Si quieres perder peso evita los zumos de frutas y escoge la pieza de fruta fresca
Nutrición

Si quieres perder peso evita los zumos de frutas y escoge la pieza de fruta fresca

Publicidad
Publicidad

Las frutas son, junto a las verduras, uno de los alimentos que más se recomiendan al momento de adelgazar. Sin embargo, en el afán de ingerir más muchos acuden al zumo de las frutas exprimidas en casa. Lo que necesitas saber es que si quieres perder peso mejor evitar los zumos de frutas y escoger la pieza de fruta fresca.

Zumos vs. pieza de fruta

Los zumos, son una parte de la fruta, concretamente son el contenido acuoso de las mismas en ocasiones con un mínimo de pulpa o fibra y azúcares, así como vitaminas o minerales solubles en agua.

Así, poseen el mismo sabor que la fruta que le da origen pero se metabolizan totalmente distinto en nuestro cuerpo y su impacto no es favorable como sí lo es el consumo de la pieza de fruta fresca y entera.

A diferencia de la fruta como tal, el zumo no sacia debido a su condición líquida, pues no exige masticación ni demanda un gran trabajo digestivo, sino que fácilmente este jugo o agua con azúcares, vitaminas y minerales llegan a nuestra sangre ocasionando una elevación de la glucosa y de la insulina en el organismo humano.

Zumos

Es decir, los zumos de frutas (aun los que acabamos de exprimir), se incluyen dentro de los que la OMS denomina azúcares libres que deberíamos reducir en la dieta habitual si buscamos adelgazar y proteger la salud.

Esta elevación de glucosa e insulina en sangre puede, a largo plazo y en exceso favorecer el almacenamiento de grasas, pues la insulina es una de las hormonas anabólicas por excelencia y que deberíamos controlar cuando buscamos perder kilos y grasa corporal.

Por qué siempre es mejor la pieza de fruta fresca

Si en lugar de beber el zumo de una naranja nos comemos la naranja a gajos, no sólo tardaremos más en su ingesta y necesitaremos masticar, sino que extraeremos mucha más fibra.

Así, con la pieza de fruta fresca siempre nos saciaremos más, pues sumado a lo antes dicho el proceso digestivo demorará, el estómago permanecerá ocupado y no habrá una brusca liberación de glucosa e insulina en sangre.

Fruta

Mientras que los zumos son alimentos de alto índice glucémico, las frutas frescas no lo son.

Por eso, aun las frutas frescas con más azúcar en su interior son siempre recomendable al momento de adelgazar, mientras que con los zumos sucede lo contrario.

La facilidad de beber y para nuestro cuerpo de digerir es lo que en este caso vuelve a los zumos en nuestros enemigos y a las frutas frescas como tal en grandes aliadas si buscamos perder peso.

Entonces, si quieres deshacerte de los kilos de más de cara al verano, recuerda evitar los zumos de frutas (aun los que siempre elaboras en casa) y reemplaza los mismos por la pieza de fruta fresca. No olvides que el zumo de una fruta no es equivalente a una ración de fruta como tal.

Imagen | iStock y Pixabay

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio