Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Quieres adelgazar y ser feliz? Muchos hidratos y poca grasa

¿Quieres adelgazar y ser feliz? Muchos hidratos y poca grasa
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si hay algo cierto en el mundo de las dietas es que a ninguno nos es del todo agradable quitarnos de comer cosas que nos gustaría. Debemos restringirnos los dulces, el pan, el alcohol... y eso, por mucho que digan, no es del agrado de nadie. Pero hay quienes deciden llevarlo al extremo y castigarse de unas maneras inhumanas. Y ese no es el camino que hay que seguir. La idea es que a la vez que perdamos peso llevemos una vida emocional estable y disfrutemos, en la medida de lo posible con lo que estamos haciendo.

¿Por qué? Porque sin duda, además de comer para aportar nutrientes al organismo, también debemos disfrutar comiendo. La idea es que las comidas nos brinden placer y contribuyan al estado anímico de la persona, de ahí que mucho, cuando hacen dietas, se vuelven irascibles y violentos. Pero existe una solución.

Después de comparar el efecto de una dieta rica en hidratos complejos pero baja en grasas con otro con mucha grasa pero pocos hidratos, se ha comprobado que aunque las dos eran igual de efectivas a la hora de hacernos perder peso, aquella en la que teníamos un mayor porcentaje de hidratos de carbono, con presencia de harinas, pan, pasta, arroz... generaba una mayor sensación de felicidad, mientras que por el contrario, la otra dieta producía más irascibilidad y malhumor en el paciente.

Esto se debe a que los hidratos no sólo pueden calmar la ansiedad mejor que las grasas, sino que estimulan en mayor medida la liberación de las hormonas del placer y con ello conseguimos castigar menos al cuerpo y podemos convertir nuestro proceso de adelgazamiento en vez de en una rutina odiosa, en un sencillo entrenamiento de la gula y del hambre en el que desde luego nosotros nos sintamos bien.

Y eso es imprescindible, porque si hay algo clave en las dietas es la continuidad. Debemos ser constantes con lo que hacemos pero ¿quién consigue hacerlo si cada vez que se sienta a la mesa resulta ser una auténtica tortura? Así que ya sabéis, si queréis perder peso y ser felices, ¡Dadle a los hidratos! Vía | Vitónica Fotos | Nutrición.pro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos