Compartir
Publicidad
Que las tapas no te empujen a subir de peso: los mejores consejos para lograrlo
Nutrición

Que las tapas no te empujen a subir de peso: los mejores consejos para lograrlo

Publicidad
Publicidad

Disfrutar de unas cañas con amigos con tapas de por medio suele ser habitual durante el verano. Sin embargo, si no quieres subir de peso te contamos los mejores consejos para poner en práctica al momento de ir de tapas.

Escoge las tapas adecuadas

Aunque es verdad que las comidas fuera de casa siempre son más calóricas que las que podemos elaborar con nuestras propias manos, también necesitamos reconocer que hay variedad de opciones entre las cuales, es posible escoger las más ligeras y nutritivas.

Por ejemplo, recomendamos evitar aquellas tapas que incluyan frituras, salsas y fiambres o embutidos y por el contrario, priorizar las opciones con frutas, verduras, pescado y carnes magras.

Así, son buenas alternativas las aceitunas y encurtidos en general, las gildas, los quesos que sacian con facilidad debido a su riqueza en proteínas, las brochetas, los mariscos como el pulpo, mejillones o almejas o bien, frutos secos y semillas y platos que los contengan.

Aceitunas

Come a conciencia

Además de ordenar las tapas más nutritivas y que más saciedad producen, si no deseamos subir de peso tenemos que cuidar también las porciones o la cantidad consumida.

Para ello, es fundamental comer a conciencia, algo que se dificulta cuando nos vamos de tapas con variedad de opciones frente a nosotros pero no una ración concreta a consumir.

Entonces, lo más aconsejable es comer despacio, prestando la mayor atención posible, masticando bien y descansando entre uno y otro bocado para así promover la saciedad enlenteciendo la comida.

Si deseamos, podemos emplear cubiertos y servirnos lo que pensamos ingerir en totalidad en un plato de manera de dimensionar o tomar conciencia de la ración que vamos a consumir mientras estamos disfrutando de diversas tapas.

Glass 3301200 1280

Elige con atención las bebidas

No es posible ir de tapas sin acompañar las mismas con bebidas, y en verano suele ser frecuente la elección de cerveza, tinto de verano o una clara bien fría.

En todos los casos es habitual la ingesta de bebidas alcohólicas o con azúcar añadido y con estas sumamos calorías de mala calidad y que no sacian. Por lo tanto, lo más aconsejable sería reducir al máximo el alcohol y los refrescos.

No obstante, podemos ingerir una cerveza bien fría y beberla lentamente así como limitar las raciones para reducir de esta forma la calorías ingeridas. Por ejemplo, podemos optar por una caña y nada más, bebiendo agua el resto de la noche o agua con gas.

También son mejores opciones las aguas de verano saborizadas naturalmente con limón o hierbas frescas o bien, algún refresco sin azúcar ni alcohol que no aporta calorías y que de forma ocasional no nos perjudica en nada.

Ya sabes, las tapas durante el verano no tienen por qué estar prohibidas ni empujarte a subir de peso, sino que escogiendo opciones adecuadas y controlando cantidades así como bebidas podemos disfrutar de las mismas sin culpa ni consecuencias negativas.

Imagen | Marco Verch Professional y Pixabay

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio