Publicidad

¿Por qué el azúcar añadido o libre engorda? Tres razones para evitarlo si no quieres subir de peso
Nutrición

¿Por qué el azúcar añadido o libre engorda? Tres razones para evitarlo si no quieres subir de peso

Publicidad

Publicidad

El azúcar añadido también llamado azúcar libre se ha convertido en el enemigo número uno de nuestra dieta y por lo tanto, de nuestra salud y estética, siendo un nutriente a evitar en la alimentación habitual. Te contamos por qué el azúcar añadido o libre engorda y tres razones para evitarlo si no quieres subir de peso.

¿Qué es exactamente un azúcar añadido?

Según la OMS la ingesta de azúcar añadido o azúcar libre debería reducirse a menos de un 10% del aporte energético total, siendo ideal alcanzar un consumo que no supere el 5% de las calorías en del día.

Bajo la definición de este organismo internacional, azúcares añadidos o libres son:

... los monosacáridos y disacáridos añadidos a los alimentos por los fabricantes, los cocineros o los consumidores, así como los azúcares presentes de forma natural en la miel, los jarabes, los jugos de fruta y los concentrados de jugo de fruta.

Es decir, son los hidratos más simples, que se digieren rápidamente e incluyen tanto miel, siropes, panela y jarabes de origen natural, como azúcar de mesa blanco, azúcar moreno o jarabes artificiales y todos aquellos alimentos que los contengan de forma predominante como los zumos de frutas (aun los naturales), los concentrados de jugo de fruta, néctar, refrescos con azúcar o semejantes.

Según la OMS, debemos establecer la diferencia entre los azúcares que se encuentran dentro de frutas y verduras enteras y frescas, pues si bien en forma de zumo se asimilan rápidamente y constituyen un azúcar libre, si se consumen con la verdura como tal o la fruta en pieza entera, no se trata de un azúcar nocivo para la salud.

Azucar

Tres motivos por los cuales el azúcar añadido o libre engorda

Como hemos dicho, el azúcar libre o añadido son hidratos simples que se consumen sin más y que rápidamente alcanzan el torrente sanguíneo en forma de glucosa o energía altamente disponible.

Estos en exceso pueden favorecer el aumento de peso por las siguientes razones:

Promueven el almacenamiento de grasas

Debido a que se absorben muy rápidamente tras ser ingeridos, los azúcares añadidos o libres provocan una brusca elevación de la glucosa en sangre y junto a esta, la liberación de insulina en grandes cantidades.

La insulina es una hormona clave al momento de quemar grasas o perder peso, pues su elevación de forma habitual y en exceso estimula el almacenamiento de grasas, lo cual con el tiempo puede transformarse en un sobrepeso u obesidad.

Entonces, si no queremos engordar, lo mejor es limitar al máximo las elevaciones bruscas de glucosa en sangre y para ello, lo aconsejable es limitar los azúcares libres y sus principales fuentes como son los ultraprocesados.

Nos incentivan a comer más

Los azúcares que se absorben muy rápido ocasionan una respuesta placentera tras su consumo y por ello, tienen un efecto adictivo que ha sido constatado en roedores.

Obesidad

Por eso, incrementan cada día la necesidad de consumir azúcares libres o añadidos y finalmente, nos empujan a comer más y más estimulando así el ingreso de calorías y el balance energético positivo que conduce al aumento de peso.

Lo mejor que podemos hacer es reducir poco a poco pero con firmeza el consumo de azúcares añadidos y ultraprocesados que los contienen, pues cuando su ingesta es habitual, cada día deseamos más su consumo y necesitamos mayores cantidades para satisfacernos, lo cual por supuesto, puede hacernos engordar.

No calman el apetito, no sacian

Sumado a su poder adictivo que puede empujarnos a comer más, los azúcares libres o añadidos no sacian en absoluto, pues al digerirse rápidamente no mantienen al estómago ocupado y por lo tanto, sin hambre ni apetito.

Honey 823614 1280 1

Por el contrario, los azúcares libres son muy apetecibles, adictivos y placenternos, siendo por ello un gran enemigo al momento de adelgazar así como también, cuando buscamos mantener un peso sano y no engordar.

Claramente evitar la miel, siropes, jarabes y azúcar de mesa así como los ultraprocesados que son la principal fuente de azúcares añadidos es clave cuando buscamos no engordar a largo plazo o adelgazar.

Imagen | iStock, Pixabay y Unsplash

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir