Publicidad

Las pastas pueden tener cabida en tu dieta y estas son las mejores formas de cocinarla
Nutrición

Las pastas pueden tener cabida en tu dieta y estas son las mejores formas de cocinarla

Publicidad

Publicidad

La pasta, en su formato más tradicional, es fuente de hidratos de carbono complejos que derivan sobre todo, de harinas refinadas. Por eso, durante mucho tiempo se las consideró un alimento a evitar cuando buscábamos perder peso. Sin embargo, hoy podemos afirmar que las pastas tiene cabida en dietas para perder peso, por eso, te mostramos las mejores formas de cocinarla.

No cualquier pasta es bienvenida

Lo primero que tenemos que saber es que no todas las pastas son recomendables cuando buscamos perder peso, sino que algunas opciones como pueden ser las pastas blancas o refinadas y acompañadas de salsas colmadas de grasas y sodio como pueden ser las que incluyan fiambres y embutidos, no son en absoluto aptas en una dieta saludable o para adelgazar.

Por el contrario, buenas opciones son las pastas integrales o de grano entero que poseen más fibra y proteínas por lo que sacian más, así como también las pastas de harina de legumbres que aportan similares características.

Lo aconsejable es evitar al máximo las harinas refinadas y por el contrario, escoger las pastas a base de grano completo que ofrecen más nutrientes beneficiosos y son de mayor ayuda para calmar el hambre efectivamente.

Pasta Salad 1974762 1280

Las mejores formas de cocinar pastas si quieres perder peso

Una vez escogido la pasta adecuada, debemos saber que la forma en que cocinamos la misma también influye considerablemente en su efecto en nuestro organismo, tal es así que puede hacer una gran diferencia y convertirla en un obstáculo o una ayuda al momento de adelgazar.

Las mejores formas de cocinar pastas si queremos perder peso son:

  • Al dente: es decir, retirando la pasta del agua cuando no ha perdido totalmente la firmeza. Esto implica que aun su almidón se encuentra resistente a la digestión de nuestro cuerpo y que en la boca, demandará más masticación, logrando por eso mayor saciedad.
  • Enfriada y recalentada: la pasta cocida y enfriada, como parte por ejemplo de una ensalada, es fuente de almidón resistente que puede ser de gran utilidad al momento de perder peso y cuidar la salud, ya que entre otras cosas, posee menor índice glucémico, y tiene efecto prebiótico. Algo similar ocurre con la pasta cocida y recalentada.
  • Junto a fuente de proteínas: las proteínas sumarán saciedad a la preparación y reducirán considerablemente el índice glucémico de la receta, siendo esto clave cuando buscamos adelgazar.


Pasta 1819782 1280

  • Con un mínimo de grasas sanas: las grasas insaturadas son grandes aliadas al momento de perder peso e incrementan la palatabilidad de cualquier plato, es decir, los vuelven más sabrosos. Por ello, si queremos adelgazar no puede faltar un poco de aceite de oliva extra virgen, aguacate, semillas o frutos secos en nuestras pastas.
  • Acompañadas de muchas verduras o frutas: para dar volumen sin muchas calorías a nuestras pastas, las frutas y verduras son de gran utilidad. Además, sumarán antioxidantes, vitaminas, minerales y fibra así como agua que resultan de utilidad si buscamos perder peso cuidando lo que comemos.

Teniendo en cuenta esto, podemos elaborar desde una ensalada de pasta hasta una pasta integral con verduras o unos macarrones integrales con salsa de tomates secos y chía, entre otras recetas más, para disfrutar en nuestra dieta.

La cantidad también es importante

La calidad de lo que comemos es clave cuando buscamos adelgazar, pero la cantidad también importa. De hecho, para perder peso debemos reducir los hidratos en la dieta, no al máximo sino moderar su consumo para así quitarle al cuerpo una de las principales fuentes de energía.

Entonces, es desaconsejable un consumo diario de pastas exceptuando que la ración sea mínima. En su reemplazo, se recomienda unas cuatro raciones por semana, pudiendo esto variar de una persona a otra dependiendo del sexo, nivel de actividad física y demás.

Vale aclarar que una ración son 70 gramos de pasta en seco o medio plato de pastas en cocido.

Imagen | Pixabay y Unsplash

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir