Compartir
Publicidad
Los SI y los NO para reducir el ácido úrico en sangre
Nutrición

Los SI y los NO para reducir el ácido úrico en sangre

Publicidad
Publicidad

El ácido úrico es un componente de nuestra sangre que en niveles elevados, puede representar riesgos para la salud. Por eso, si sufres de hiperuricemia o ácido úrico elevado en sangre, te contamos los SI y los NO para reducirlo.

Los SI para reducir el ácido úrico en sangre

Según un estudio publicado en la revista Diabetology & Metabolic Syndrome en el año 2012, la dieta puede tener gran influencia en los niveles de ácido úrico en sangre y lo importante es prevenir su aumento de forma sostenible o crónica si queremos evitar riesgos tales como gota (un tipo de artritis), cálculos o piedras en el riñón, síndrome metabólico y mayor riesgo cardiovascular.

Para reducir o prevenir su aumento hasta niveles peligrosos en nuestra dieta no debería faltar:

  • Vitamina C: el consumo adecuado de vitamina C se ha vinculado con menos ácido úrico en sangre y quizá mucho se debe a su poder antioxidante en el organismo. Por ello, acudir a frutas y verduras varias cada día y otros alimentos que ofrecen vitamina C resulta fundamental para mantener bajo control los niveles de este componente.
  • Lácteos: las proteínas que posee los lácteos parecen tener un efecto positivo sobre los niveles de ácido úrico y su ingesta se ha asociado inversamente con la proporción de este compuesto. Además, son alimentos libres de purinas por lo que es posible su consumo sin riesgos ante un ácido úrico elevado en sangre.


Lacteos

  • Café: el café es un compuesto rico en polifenoles antioxidantes y en ácido clorogénico que parece ser el responsable de que esta bebida reduzca los niveles de ácido úrico en sangre. Por lo tanto, no es la cafeína la que ofrece beneficios en este sentido sino otros componentes del café y por ello, podríamos obtener iguales efectos con café descafeinado que con café con cafeína. En cualquier caso, recomendamos no superar las tres tazas diarias de esta infusión.
  • Agua: dado que el ácido úrico se elimina por orina en su mayor proporción y el agua optimiza el funcionamiento renal, su ingesta en niveles adecuados siempre es aconsejable para evitar la acumulación y la elevación a niveles peligrosos de este componente de nuestro organismo que se produce tras metabolizar purinas.

Los NO si quieres evitar el aumento de ácido úrico en sangre

Así como una dieta con los componentes antes dichos puede ayudar a reducir o prevenir el aumento de ácido úrico en sangre, algunos otros alimentos son desaconsejables al momento de controlar sus niveles. Por ejemplo:

  • Carnes rojas: un exceso de carnes rojas en la dieta habitual puede conducir a una notable cantidad de purinas en la dieta así como proteínas que finalmente, culminan elevando el ácido úrico en sangre. Por ello, mejor reducir su consumo y en reemplazo escoger carnes blancas o pescado cuya carne posee una cantidad significativamente inferior de purinas.


Fructosa

  • Fructosa industrial: la fructosa es un azúcar presente naturalmente en las frutas pero además, muy usado en alimentos de origen industrial, y éste último representa un problema para el organismo pues no sólo se asocia a mayor grasa abdominal y obesidad que son factores de riesgo para sufrir hiperuricemia, sino que además, por su metabolismo cuando se consume en grandes cantidades, puede elevar el ácido úrico en sangre.
  • Alcohol: el alcohol, aun en mínimas cantidades puede representar riesgos para el organismo, y su consumo habitual conlleva muchos efectos negativos, entre ellos una menor excreción y una mayor producción de ácido úrico en sangre. Sobre todo, se ha observado una relación directa entre el consumo de cerveza y los niveles de ácido úrico, por lo que más que nada deberíamos controlar los niveles de esta bebida si buscamos controlar este componente en el organismo.

La dieta puede influir en muchos aspectos de nuestra vida ayudándonos a cuidar el cuerpo tanto por dentro como por fuera, por eso, si quieres controlar tu ácido úrico en sangre aquí tienes los SI y los NO para considerar en tu mesa habitual.

Imagen | iStock

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos