Compartir
Publicidad

La obsesiva dependencia a la báscula

La obsesiva dependencia a la báscula
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Si hay algo en lo que todos coincidiremos cuando hablamos de regimenes y dietas es que, en esas épocas en las que pasamos a revista todo lo que nos llevamos a la boca, contamos calorías y medimos cantidades, la báscula cobra una especial importancia en todo nuestro mundo. Es necesario seguir un exhaustivo estudio de nuestro peso para comprobar que la dieta está surgiendo efecto pero cuidado, la báscula puede convertirse en un arma de doble filo si no se sabe utilizar con cabeza y desde luego, puede transformarse en una enfermiza obsesión.

He llegado a conocer casos de gente que se pesaba 4 y hasta veces al día, después de cada comida y antes de ella para poder medir el número de calorías que ese día “tenían permiso” (por supuesto que personal) para consumir y no pasarse en la cantidad diaria recomendada, o por las tablas alimentarias, si no por la dieta que nosotros nos hayamos impuesto o por el endocrino. Y eso no sirve de nada.

báscula

Pesarse tantas veces es un efecto contraproducente por diversas causas: la primera es que aunque no lo parezca, eso solo nos dificulta en nuestra dieta. Esto se debe a que si, por ejemplo, un día pesamos 1 kg menos de lo que tendríamos que pesar, tenemos carta verde para comer pues tenemos un kilo de menos que desde luego no pensábamos en perderlos. Mentira. Posiblemente ese kilo esté camuflado con una pérdida de agua, o una pesada mal hecha, por lo que en verdad, podríamos estar consumiendo de más.

Por ello debemos intentar pesarnos solamente una vez al día e intentar que las pesadas estén espaciadas, a ser posible, unos 4 días para que de esta forma tenga sentido hacer un control del peso. Además, debemos pesarnos por las mañanas, nada más despertarnos y en ayunas para tener unas cifras más exactas y evitar hacerlo después de comer, pues es obvio que pesaremos bastante más, o después de hacer un gran esfuerzo físico, porque la pérdida de peso no será de grasa sino, en su mayor parte, una pérdida de agua debido a la sudoración.

En Mensencia | Vigorexia: traspasando las barreras del culto al cuerpo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio