Compartir
Publicidad
Publicidad

La Dieta South Beach: ¿la dieta milagrosa?

La Dieta South Beach: ¿la dieta milagrosa?
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como siempre, las dietas no son más o menos eficaces sino que, yo ya creo que es más una cuestión de modas y de tendencias. Basta que un famoso la use, le sirva y le de propaganda, para que el resto de mortales que buscan una desesperada manera de perder peso crean que ese va a ser el remedio de todos sus males.

Y otro ejemplo más de ello es la dieta South Beach (DSB), la cual promete la pérdida de 4 a 6 Kg. en las primeras 2 semanas a través de una alimentación balanceada que incluye frutas, vegetales, semillas, nueces y grasas saludables.

dieta

Esta dieta fue desarrollada por el reconocido cardiólogo Arthur Agatston, Director del Centro de Prevención cardiovascular del Mount Sinai Center, de Miami Beach, Florida. El cardiólogo en cuestión escribió una obra en la que recogía todos los principios de su dieta y, a día de hoy, se ha convertido en un best-seller que parece superar a la conocida dieta Atkins en popularidad y resultados.

¿Qué es?

Al parecer, la famosa dieta Atkins, que basaba su eficacia en el consumo de proteínas, tenía numerosas lagunas nutricionistas y eran cada vez más los expertos en el tema los que creían que no era saludable llevarla a cabo. Pues bien, la DSB pretende, de alguna forma, aunar los mejores aspectos de la dieta Atkins y rechaza aquello que, a día de hoy, se han considerado las mayores pegas de la dieta: la creencia de que todos los carbohidratos deben ser prohibidos.

dieta

Agatston promueve una dieta equilibrada que incluye ampliamente frutas, vegetales, granos, nueces y grasas saludables, con lo que el nivel de nutrientes en el cuerpo queda bastante equilibrado y, por otro lado la DSB ayuda a mejorar los niveles de colesterol y triglicéridos, aumentando el colesterol bueno (LAD o HDL) y por tanto, disminuir el colesterol malo ya que favorece que las grasas nocivas (colesterol malo) no se oxiden al entrar en contacto con los radicales libres sanguíneos y fluyan correctamente al hígado donde serán procesados y eliminados adecuadamente.

Además, mejora los niveles de insulina, tan importantes en la salud cardiovascular.

¿Cómo funciona?

La DSB está constituida por 3 fases:

<li><strong>- Fase I: Control de la ansiedad por comer irracionalmente</strong>

Durante esta fase se consumen cantidades normales de carne, pollo, pavo, pescados y mariscos así como cantidades abundantes de vegetales, huevos, quesos y nueces.

Se permiten 3 comidas equilibradas, diariamente y se puede merendar a media mañana o a media tarde, incluso se puede tomar una merienda después de cenar, además de agua, café o té si se desea. Durante los primeros 14 días no se podrá comer pan, pastas, patatas, arroz, frutas, caramelos, postres, dulces, galletas o azúcares refinados. Tampoco se permiten bebidas alcohólicas.

dieta
<li><strong>- Fase II: Introducción de carbohidratos beneficiosos</strong>

En esta fase los hidratos "buenos" se empiezan a introducir poco a poco nuevamente en la dieta. Los hidratos de carbono buenos son: las frutas, pan integral, pasta de harina entera, arroz entero o arroz integral, etc. Se comienza introduciendo 1 fruta en la merienda y cereales en el desayuno. En esta fase se sigue perdiendo peso de forma más lenta pero nos ayuda a volver a un hábito de alimentación equilibrado.

Después de las primeras 2 semanas se habrá perdido entre 4 y 6 kilos pero lo más importante es el cambio interno. La ansiedad disminuirá rítmicamente con lo que el deseo de comer se verá reducido, objetivo que perseguíamos en la primera fase.

Después de los 14 días se puede seguir perdiendo peso. Se podrá introducir pastas, arroz, pan, frutas y hasta chocolates. Una vez alcanzada la meta, se pasa a una fase menos estricta del programa, la cual ayuda a mantener el peso alcanzado.

dieta
<li><strong>- Fase III: Alimentación correcta de por vida</strong>

Cuando se alcanza esta fase, más que una estrategia dietética, se trata de una forma de vida. Si ocurre algún aumento de peso en la fase III simplemente se regresa a la fase II o I por 14 días. La idea es un empujón para conseguir el objetivo y luego hacer porque ese objetivo no sea en vano. Por ello, el ejercicio, la alimentación equilibrada, los buenos hábitos y la constancia son fundamentales en esta última etapa.

Como siempre, a pesar de parecer una dieta muy sencilla, debe ser supervisada por un especialista. Esta dieta deberá adecuarse a nuestras capacidades y necesidades, permaneciendo fiel a sus principios pero siendo coherente con el organismo de uno mismo.

En Mensencia | La dieta de la Zona. Las dietas más famosas de Hollywood. En Mensencia | ¿Conoces la dieta flexitariana?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos