Compartir
Publicidad

El síndrome del comedor nocturno

El síndrome del comedor nocturno
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si eres de los hombres que tienen una sensación de completa inapetencia durante toda la mañana y gran apetito en la cena y por la noche posiblemente sufras el denominado “síndrome del comedor nocturno”. Y es que cada vez son más los hombres que acuden a la nevera a altas horas de la madrugada movidos por la falta sueño y las ganas de comer.

Este tipo de individuo se caracteriza por tener una inapetencia durante la la mañana, incluso apenas comen en la primera mitad del día, y tienen un fuerte apetito en la segunda mitad de la jornada. Esto, muchas veces, les conduce a comer demasiado en la cena y durante la noche.

Estos síntomas complementan a otros como el insomnio y los frecuentes despertares nocturnos, acompañados en muchos casos por la sensación de hambre y la necesidad irrefrenable de comer. Estos síntomas son relatados en las consultas de dietética e incluso de psiquiatría, se trata de personas con un comportamiento alimentario anormal que precisan ayuda psicológica y un tratamiento adecuado.

En estos casos lo mejor es acudir a un especialista y relatarle el trastorno que estamos sufriendo antes de que sea demasiado tarde. Los médicos afirman que este tipo de pacientes cuantan preocupados cómo el momento del día en el que sufren estos problemas no es a la hora de la cena, si no una vez que ya se han metido en cama.

Desde Mensencia hemos investigado que este tipo de trastorno se observa en un elevado porcentaje de personas obesas. Personas que concentran la mayor ingesta de comida a última hora del día, de ahí que sus esfuerzos a la hora de hacer la digestión les perturbe el sueño y hace que sean habituales los despertares nocturnos.

Aunque el consumo de estos alimentos tras cada despertar no es excesivo, si el hábito se acentúa con el tiempo, este consumo de energía de más se traduce en un aumento de peso, que puede ser el primer paso para el desarrollo de la obesidad.

Así que para evitar todos estos problemas lo mejor es llevar una disciplina diaria, marcarse unos horarios para cenar y meterse en cama, siempre a una hora prudente y con el estómago no muy lleno. Y lo más importante, llevar y mantener una dieta correcta y saludable.

También es conveniente seguir los consejos para un buen descanso durante la noche y hacer del desayuno la comida más fuerte del día. Si el problema persiste o hace que tengamos que comer durante la madrugada siempre es mejor acudir a un profesional o especialista, el mejor que nadie os orientará y nos dará una solución adecuada a nuestro caso.

Foto | Adriano Agulló, Redcard, Findrx online
Más información | Adelgazar.net
En Mensencia | No renuncies al picoteo entre horas
En Mensencia | Perder algo de barriga es fácil si sabes cómo
En Vitónica | ¿Es malo comer tarde por la noche?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos