Cinco razones por las cuales el alcohol puede conducirte el aumento de peso
Nutrición

Cinco razones por las cuales el alcohol puede conducirte el aumento de peso

Ante los deseos de perder peso o no engordar siempre se desaconseja el consumo de alcohol, pues además no aporta beneficios a la salud ni aún consumido en pequeñas cantidades. Revelamos las cinco razones por las cuales el alcohol puede conducirte el aumento de peso.

El consumo de alcohol se vincula al aumento de peso y efectos perjudiciales en el organismo, aun consumido en pequeñas cantidades. Te contamos por qué puede ser la causa de la suba de kilos aunque lleves una dieta saludable:

Es fuente de calorías vacías

Alcohol Beverage Bottle 374877

El alcohol, de forma similar al azúcar, ofrece nada más que calorías al  organismo sin brindar nutrientes de calidad que pueden beneficiar la salud.

En el caso del alcohol ofrece 7 calorías por gramo que se usan de forma prioritaria como fuente de energía y salvo excepciones, las bebidas que lo incluyen no aportan cantidades considerables de vitaminas, minerales, antioxidantes y mucho menos de fibra o proteinas que sacian al organismo.

Resulta adictivo y puede conducirte a beber más y más

Alcohol

El alcohol, como el azúcar y otras sustancias, tiene en nuestro cuerpo un efecto placentero que de forma similar a las drogas puede conducirnos a desear más y más.

Por tratarse de bebidas que no aportan más que calorías al organismo, su efecto aditivo conduce a un balance energético positivo que se traduce en el  aumento de peso.

Puede empujarte a comer más y de peor calidad

Adiccion1

Además de su carácter adictivo que nos conduce a buscar a mayores proporciones y con mayor frecuencia bebidas alcohólicas, el alcohol puede producir cambios en las hormonas que regulan el apetito y la saciedad, según ha sido probado.

Así, puede ser la causa de que llevemos una dieta de peor calidad y de que  comamos en mayores cantidades propiciando de esta forma el ingreso de más calorías que se traducen en el aumento de peso.

Por otro lado, el alcohol deshidrata al tener un efecto diurético y puede  alterar nuestro descanso, todas posibles causas de que tengamos más  deseos de comer cada día.

Dificulta la quema de grasas

Grasa1

El alcohol es fuente de calorías y en nuestro organismo se utiliza de forma prioritaria como combustible energético cuando es consumido.

De esta manera, cuando bebemos alcohol lo usamos para obtener energía e impedimos la utilización de grasas almacenadas en el cuerpo así como los hidratos que pudiéramos tener disponibles en nuestro organismo.

No sacia en absoluto

Beer 1955174 1280

La mayor parte del alcohol que solemos consumir ingresa al organismo en forma de bebida, que por su carácter líquido, no sacia en absoluto.

Igualmente las bebidas que incluyen alcohol son en su mayoría fuente de etanol sin nutrientes que pueden calmar el apetito o el hambre efectivamente como podrían ser proteínas o fibra.

Así, también obstaculiza la saciedad y como hemos dicho hay hormonas que se alteran y que impiden que regulemos efectivamente el apetito tras su consumo.

Estas son cinco razones que demuestran que el alcohol puede conducirnos al aumento de peso al ofrecernos calorías sin saciarnos, sino por el contrario, empujarnos a comer más y dificultar la quema de grasas.

Imagen | iStock y Jumpstory

Temas
Inicio