Compartir
Publicidad
Publicidad
Cinco buenas razones para reducir los alimentos procesados en tu dieta
Nutrición

Cinco buenas razones para reducir los alimentos procesados en tu dieta

Publicidad
Publicidad

Hoy en día en el mercado encontramos una gran variedad de alimentos cuya producción conlleva algún grado de procesamiento industrial, sin embargo, estos alimentos que han colmado nuestra alimentación no son los más aconsejables para cuidar la salud y la forma física, por ello, a continuación dejamos cinco buenas razones para reducir los alimentos procesados en tu dieta.

Bajo el nombre de alimentos procesados encontramos la mayor parte de los alimentos envasados, los fiambres, embutidos, snacks comerciales, conservas y alimentos pre-elaborados o listos para consumir. Ahora sí, cinco buenas razones para reducir su presencia en la dieta:

Pueden resultar adictivos

La mayor parte de los alimentos procesados no sólo tienen una combinación ideal de grasas y azúcar que los vuelve muy sabrosos, sino también, pueden tener grasa y sodio al mismo tiempo, lo cual si bien resulta muy atractivo al paladar, también puede incentivar una conducta adictiva.

Tal como nos cuentan en Vitónica, la combinación de ingredientes de los alimentos procesados puede influir en nuestro comportamiento alimentario e impedirnos tener un real control sobre la cantidad que comemos.

Además, entre aditivos, grasas, sal y azúcar, gratifican, producen placer y nos incentivan a continuar consumiendo, por ello, lo mejor es reducir su presencia en la dieta si no queremos continuar comiendo más y más a causa de su posible efecto adictivo.

Procesados2

Tienen bajo contenido nutricional

El procesamiento industrial que reciben la mayoría de estos alimentos reduce la concentración de buenos nutrientes en su composición, restando así vitaminas, minerales, antioxidantes y fitonutrientes que son los que en definitiva, cuidan la salud y nos ayudan a lucir bellos.

Por ello, los alimentos procesados en nada favorecen el cuidado de nuestro cuerpo, pues si bien aportan calorías, tienen grasas, azúcares y sodio, generalmente no concentran buenos nutrientes para el organismo.

Un claro ejemplo son las galletas saladas en comparación con un pan integral elaborado en casa, pues las primeras tienen mucha grasa y sodio, e incluso, azúcar oculto en su composición, pero tienen mucho menos fibra, magnesio, selenio, zinc, potasio y calcio que el pan sin refinar.

Favorecen el aumento de peso

Los alimentos procesados en general tienen más calorías que aquellos frescos o que podemos elaborar en casa usando ingredientes naturales, pues justamente la adición de grasas y azúcares que vuelven más apetecible el producto incrementa notablemente las calorías del mismo.

Pero además del mayor aporte energético sin buenos nutrientes como dijimos anteriormente, los alimentos procesados tienen aditivos que recientemente se han vinculado a cambios en flora intestinal y mayor riesgo de sufrir obesidad o sobrepeso.

Como si fuera poco, su poder adictivo que no nos permite regular la cantidad a consumir puede favorecer aun más el aumento de peso y el desarrollo de la tan temida barriga.

Procesados3

Perjudican la salud y la estética

La ingesta de alimentos procesados en exceso se ha asociado a mayor riesgo de sufrir enfermedades como la diabetes, la hipertensión, la obesidad, el colesterol alto y problemas cardivasculares, pues su alto contenido en sodio, en grasas trans y en azúcar sin duda afectan la salud del organismo.

Pero además, como hemos dicho muchas veces, el azúcar tiene efectos sobre nuestra estética, y algo similar sucede con la sal, pues reducen la oxigenación de tejidos, interfieren en la circulación sanguínea y pueden afectar nuestros dientes, nuestro cabello, la piel y demás partes del cuerpo.

Por ello, no sólo para estar bien por dentro sino también, para lucir mejor por fuera, es fundamental reducir los alimentos procesados en tu dieta.

Tienen alto costo

Si comparamos el costo de los alimentos elaborados en casa, de temporada y frescos, sin duda nos daremos cuenta que comer procesados no es barato, sino todo lo contrario.

No sólo perjudican la salud y la estética, sino también nuestro bolsillo, por lo tanto, quizá esta sea una buena razón para reducir su consumo y comenzar a incluir más alimentos frescos en tu dieta así como cocinar más en casa.

Ya sabes, la única razón por la cual comemos procesados es porque la industria nos conoce perfectamente y han creado una combinación ideal de sabores y sustancias que atraen a nuestro cuerpo, pero si miramos un poco más y no nos dejamos conquistar, veremos que hay muchas y buenas razones para reducir los alimentos procesados en nuestra dieta, sobre todo, si queremos cuidar la salud por dentro y lucir cada día más bellos por fuera.

En Trendencias Hombre | Disminuye los alimentos adictivos en tu dieta
En Trendencias Hombre | Las combinaciones de alimentos a evitar si quieres adelgazar
Imagen | Thinkstock, Thinkstock y Thinkstock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos