Compartir
Publicidad
Publicidad
10 buenas razones para evitar las dietas milagro este verano
Nutrición

10 buenas razones para evitar las dietas milagro este verano

Publicidad
Publicidad

Si el verano te gano en llegar a tu vida y ahora con desesperación deseas perder unos kilos para lucir mejor en la playa, os recomendamos tener paciencia y comenzar a modificar hábitos, pero por sobre todo, te aconsejamos evitar las dietas milagro y a continuación dejamos 10 razones que fundamentan nuestro consejo.

Aunque sin duda nos parecerán la solución más fácil, rápida y efectiva para adelgazar cuando ya tenemos el verano con nosotros, debes tener en cuenta las siguientes 10 razones para no acudir a las dietas milagro:

Tienen mayor riesgo de producir efecto rebote

Las dietas milagro, generalmente muy restringidas en calorías, permiten una rápida pérdida de peso, pero si no se acompañan de entrenamiento adecuado que permita sostener la masa muscular en el cuerpo, éstas pueden producir un gran efecto rebote.

Se ha probado que las dietas muy bajas en calorías (800 o menos calorías diarias) reducen la tasa metabólica si no se acompañan de ejercicio regular, lo cual sin duda puede inducir a una ganancia de peso cuando comenzamos a elevar la energía ingerida cada día.

Pueden quitarnos nutrientes importantes

Las dietas milagro, generalmente prohíben determinados alimentos, o reducen notablemente la cantidad que ingerimos de ellos. Pero además, al tener un muy bajo valor calórico, no alcanzan a ofrecer los nutrientes que nuestro cuerpo necesita para funcionar adecuadamente.

Es decir, si nos limitan las grasas, pueden faltarnos ácidos grasos esenciales que benefician a nuestro organismo por dentro y por fuera, también nos pueden faltar vitaminas del complejo B que ayudan a tener un pelo y una piel sana, o puede ser muy frecuente que falten proteínas o hierro y que experimentemos cansancio, disminución del rendimiento físico o pérdida de masa muscular.

Producen estrés

Según los estudios al respecto, las dietas muy restrictivas y pobres en calorías, y más aun aquellas que demandan el conteo de calorías, pueden elevar los niveles de estrés en el organismo medidos por la hormona llamada cortisol.

Éste incremento en el nivel de estrés puede afectar nuestras defensas, nuestro estado de ánimo y nuestra estética, pero además, puede conducirnos a sentir mayor necesidad de comer alimentos dulces, con alto contenido graso y calórico, por lo tanto, las dietas milagro no son en realidad tan fáciles de llevar a cabo como pensamos y cuando las dejamos, pueden favorecer el aumento de peso fácilmente.

Dietas2

Pueden ocasionar pérdida de hueso

La National Osteoporosis Foundation considera que la pérdida de peso es un factor de riesgo para la pérdida de masa ósea, pero claramente cuanto más rápido se pierda peso y menor cantidad de calcio se ingiera con la dieta, mayores serán las consecuencias sobre nuestros huesos.

Así, se sabe que si ingerimos suficiente calcio y realizamos ejercicio, algo que generalmente las dietas milagro no cumplen, podemos reducir la pérdida de masa ósea, pero si seguimos una dieta muy restrictiva, es muy probable que nuestros huesos se vean notablemente afectados.

Generan mal humor

No sólo es el estrés el responsable de nuestro estado emocional afectado, nuestra irritabilidad y nerviosismo, sino también, la falta de alimentos placenteros, de energía y nutrientes suficientes para nuestro cuerpo.

Dado que las dietas milagro nos apartan de alimentos que nos gustan, nos limitan notablemente al momento de comer y muchas veces, nos restringen al máximo las fuentes de energía, éstas pueden causar mal humor, desgano, enojo, falta de concentración y demás alteraciones de nuestro estado de ánimo.

Afectan nuestro bolsillo

La mayor parte de las dietas milagro esconden un gran negocio detrás de ellas, pues o debemos comprar un libro, o píldoras o alimentos u otros ingredientes mágicos para que nuestra dieta de resultado.

Entonces, además de afectar de diferentes formas nuestra salud y nuestra estética, este tipo de dietas que se "venden" fácilmente ante los consumidores desesperados, suelen adelgazar nuestro bolsillo.

Pueden producir flaccidez y celulitis a largo plazo

Las dietas milagro, por ser potenciales causantes de cambios bruscos de peso, tanto un descenso rápido de kilos como un posterior efecto rebote que ocasiona una rápida ganancia de peso, pueden ocasionar pérdida de elasticidad en nuestra piel y la acumulación progresiva de grasa bajo la misma.

Por ello, las dietas milagro, por favorecer las fluctuaciones de peso, pueden ser las responsables del origen de estrías, flaccidez y celulitis en nuestro cuerpo.

Una razón más para alejarnos de las dietas milagro si queremos lucir bien por fuera además de cuidar la salud por dentro.

Dietas3

Nos impiden disfrutar de eventos sociales

Aunque duran poco, las dietas milagro no nos permiten comer en sociedad, es decir, mientras que seguimos la dieta de la alcachofa, la dieta de la sopa o la monodieta, nos resulta muy difícil compartir una comida con amigos, compañeros o familiares, pues simplemente, estamos comiendo de un modo totalmente diferente al que acostumbramos.

Y lo más perjudicial de esto es que la comida no sólo nos nutre, sino también, nos une como sociedad, por lo tanto, con las dietas milagro restamos otra de las grandes funciones del comer: el social, y quitamos la posibilidad de disfrutar, de sentir placer mientras comemos.

No modifican nuestros hábitos

Las dietas milagro sólo tiene por objetivo captar nuestra atención, atraparnos y tentarnos para que caigamos en su trampa y perdamos peso en poco tiempo. Sin embargo, nunca muestran el negocio que esconden, ni las consecuencias que estamos nombrando en este artículo.

Y por todo ello, son dietas temporales, de máximo unas 2 a 3 semanas, que por supuesto, no nos enseñan a comer bien, a ingerir todo tipo de alimentos en adecuadas cantidades y tampoco fomentan una relación sana con los alimentos. Es decir, son dietas que no modifican nuestros hábitos, no cuidan la salud ni pueden permitirnos perder peso y mantener la reducción en el tiempo.

Finalmente: nos hacen engordar

Para culminar y dar el broche de oro a las razones para evitar las dietas milagro este verano, os debemos decir que todo lo antes dicho nos lleva a pensar que las dietas rápidas, de moda o milagro, no sólo entorpecen nuestra estética, la salud y nuestro bolsillo, sino que además, son causantes de nuestro aumento de peso.

Se ha dicho muchas veces que las dietas realizadas en abundancia por la población mundial, pueden ser causantes de la epidemia de obesidad que nos asecha, pues el mayor estrés que generan, los cambios de humor, la reducción en el metabolismo y otras consecuencias más de las mismas, pueden hacernos engordar.

Por ello, si lo que buscas es perder peso este verano, piensa dos veces antes de escoger una dieta milagro y recuerda las razones antes dichas para evitar este tipo de recursos rápidos y sin buenos resultados a largo plazo.

No olvides que si buscas adelgazar ahora y para siempre, lo mejor es no caer en dietas milagro, pues lejos de ayudarte, afectarán tu salud, tu estética y tu bolsillo a largo plazo, volviéndote presa de las mismas en el tiempo.

Bibliografía consultada | Journal of the American College of Nutrition,Volume 18, Issue 2, 1999; Psychosom Med. 2010 May;72(4):357-64. doi: 10.1097/PSY.0b013e3181d9523c. Epub 2010 Apr 5.; J. Nutr. June 2006 vol. 136 no. 6 1453-1456; Physiology & Behavior, Volume 101, Issue 4, 2 November 2010, Pages 446–455; y An. Med. Interna (Madrid) v.18 n.3 Madrid mar. 2001
En Trendencias Hombre | Aléjate de las dietas milagro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio