Compartir
Publicidad

Las veces que alguien me ha enamorado en el metro (y las veces que no) gracias a los libros

Las veces que alguien me ha enamorado en el metro (y las veces que no) gracias a los libros
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El titular miente, os lo digo desde ya. No podría haberme enamorado tantas veces en el metro, es físicamente imposible. Pero es lo que tiene el periodismo, buscas un titular cañero que llame la atención para después desarrollar algo que quizás no sea ni la mitad de interesante. En literatura suele suceder lo contrario: es injusto juzgar un libro por su título y su portada. Dos palabras tan negativas aparentemente como "Orgullo y prejuicio" cambian radicalmente de connotación si de lo que hablamos es de la fantástica historia que nos cuenta Jane Austen. Aunque aquí también me equivoco al generalizar, porque seguro que leer la última de Dan Brown sí que es un auténtico "Infierno".

Lo que si está claro es que cuando te encuentras en el metro o en una cafetería y observas a alguien leyendo un libro que años atrás te ha fascinado es como si ya conocieras un poquito a esa persona y como si el universo te estuviera enviando señales y diciéndote que esa persona podría ser alguien especial. Si de lo contrario está leyendo basura (o lo que tú consideras basura, todo sea dicho) es muy probable entonces que pidas rápidamente la cuenta o te bajes en la siguiente parada.

Hoy en Trendencias Hombre hablaremos de libros y de todo lo que esos libros pueden decirle de ti a una persona observadora: porque tú no estás leyendo ese libro, el libro está leyéndote a ti.

Lolita, de Vladimir Nabokov

Lolita.jpg

Eres un romántico. Porque aunque el libro trate de un señor obsesionado con una menor describe la agonía y sufrimiento por los que pasa una persona enamorada de un imposible. Si estás leyendo Lolita seguramente te gusten las historias de amor fuera de lo común y un poquito los dramas, es probable que seas un buen amante y una persona que disfruta de los placeres de la vida. También es probable que te emborraches y llames a tus ex de madrugada. Podrías acabar con una mujer mucho más mayor o mucho más joven que tú, porque el amor no tiene edad para ti (dentro de la legalidad, claro).

El alquimista, de Paulo Coelho

ElAlquimista.jpg

Estás en una de esas etapas de la vida, estás confuso. Sigues en Twitter a @iFilosofía y no paras de retuitearle. Pones frases que consideras muy profundas en tu Facebook. Te quedas mirando fijamente la luna. Das consejos a tus amigos que jamás entienden, pero como saben que acabas de pasar por una ruptura, no te lo dicen. Últimamente solo hablas con metáforas. Sabes que si lloras por no haber visto el sol las lágrimas no te dejarán ver las estrellas. Mira, chico, te lo digo claramente: nadie te soporta. Déjate de frases sacadas de libreta de adolescente y madura de una vez. Tu chica ideal es un psicólogo.

El sabueso de los Baskerville, de Sir Arthur Conan Doyle

Sabueso.jpg

Probablemente estés leyendo una edición muy vieja, muy amarilla y muy desgastada de este libro que has comprado en un mercadillo. Eres un aventurero, pero un aventurero con algo de clase. Te gusta viajar y llevar todo lo necesario en una maleta. Eres un soñador y consideras que deberías haber formado parte de otra época pasada. Seguramente tengas algunas excentricidades como fumar en pipa o llevar monóculo. Tu chica ideal es una quimera: una aventurera que lleva siempre el pelo perfecto aunque esté bajo la lluvia de Escocia, que lleva brújula y botas y te seguiría al fin del mundo. Esa chica es de mentira porque nadie tiene pelazo bajo la lluvia de Escocia.

Cincuenta sombras de Grey, de Esa Señora Que Escribe Fatal

Cincuentasombras.jpg

¿De verdad estás leyendo Cincuenta Sombras de Grey? ¿Tienes la pitopáusia? ¿Problemas hormonales, tal vez? ¿Una vida sexual prácticamente inexistente? ¿O es que tienes una pareja controladora que te ha obligado a leer ese libro para que cumplas sus fantasías? Leer Cincuenta Sombras de Grey si tienes más de quince años puede considerarse un fracaso, lo mires por donde lo mires. Lo que dice de ti es que probablemente estés desesperado por tener sexo con alguna mujer y quieres saber si leyendo esta tontería mal escrita descubres el secreto que guardamos con celo todas las mujeres. Como spoiler te diré que no se encuentra en ese libro. Ni en ningún otro.

Como consejo quizás deberías empezar por el principio y revisitar clásicos como Teo empieza a ligar o Teo descubre a Tea.

Rayuela, de Julio Cortázar

Rayuela.jpg

Eres un chico complicado. Podríamos decir incluso intenso. Resultas atractivo a las mujeres porque eres muy culto e inteligente pero a veces podrías parecer un tanto pedante. Es más, a veces podrías parecer un completo desequilibrado. Lees Rayuela y piensas que has encontrado el sentido de la vida, que es en sí misma un completo misterio. El desorden se pone en orden y el orden en desorden y todo te parece banal. Sufrirás una pequeña crisis al finalizar el libro y preferirás no haberlo leído nunca. Odias todo lo mainstream y a veces no te das cuenta de lo mainstream que es odiar lo mainstream. Tu novia será un cliché de lo antimainstream.

La Sagrada Biblia

Jesucristocolegui.jpg

Eres un apasionado de la ciencia ficción y de los universos paralelos e irreales. Te encanta otras grandes novelas del género como cualquier libro de Isaac Asimov, 1984 o Farenheit 451. También adoras las películas ambientadas en el futuro y tu último descubrimiento es la serie Black Mirror. Llamarás a tus hijos Luke y Leia y... un momento, porque así es cómo eres ¿no? Explícame si no que hace una persona menor de 65 años leyendo La Biblia.

Si la estás leyendo en serio, tu chica ideal es Dios.

El amor en los tiempos del cólera, Gabriel García Márquez

GabrielGarciaMarquez.jpg

Tu mundo interior debe ser fascinante. Para ti tu madre no corría tras de ti con una zapatilla cuando hacías una trastada, cuando cuentes esta historia dirás que a tu madre le crecía el cabello y volaba por el cielo para lanzarte un artilugio de plata o algo así. Tienes la capacidad del dualismo: lo mismo te estás inventando una historia que haces el comentario más lúcido de todos. Eres encantador, romántico e imprevisible. Tu chica ideal es aquella que no haya cometido infanticidio con su niña interior, que tenga un trabajo artístico y que sepa preparar suculentas delicias latinoamericanas. O cualquier mujer que le haya pegado un bofetón a Mario Vargas Llosa.

Cualquier libro de Jane Austen, Virginia Woolf o las hermanas Brontë

Unahabitacionpropia.jpg

Me acabas de enamorar. Un chico con tanta sensibilidad como para estar leyendo cualquiera de estos libros por propia elección es un diamante. Probablemente entiendas bien a las mujeres, seas detallista y cuidadoso y, con un poco de suerte, seas duque de algo. Te gusta disfrutar de cenas de postín, hablar y escuchar. Eres elegante, eso está claro. Quizás seas gay, todo sea dicho. Tu chica ideal soy yo.

Aunque por supuesto, igual que sucede con los libros, no es bueno juzgar a las personas por su portada. ¿Y si el que está leyendo La Biblia es un agente secreto investigando una trama en el Vaticano? ¿Y si el que lee Rayuela lo lee por postureo o peor aún, por obligación? ¿Y si todo lo que dice este post es una mentira? Vosotros decidís.

En Trendencias Hombre | El libro de cócteles de El Rincón del Gourmet

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio