Publicidad

Guía rápida (y eficaz) para limpiar todos tus zapatos y luzcan como nuevos siempre

Guía rápida (y eficaz) para limpiar todos tus zapatos y luzcan como nuevos siempre
Sin comentarios

Seguramente te ha pasado que por la prisa de salir a una cita o por no llegar tarde a una reunión olvidaste fijarte en los detalles, pero no en esos como una corbata lisa o una barba recortada, nos referimos a un par de zapatos sucios que pueden arruinar tu outfit por completo. Por más terribles que se vean, siempre hay una forma de traerlos a la vida y que luzcan como recién salidos de la caja o llegados de la tienda cada día.

Cuidados para los zapatos de piel

Esos oxfords y monks que compraste en cuanto los viste en la tienda aún tienen salvación: si se mojaron, tallaron o mancharon puedes intervenirlos inmediatamente para evitar que la piel se dañe y así alargar su vida útil con unos sencillos trucos.

  • Si se mojaron por la lluvia: en primera debes descartar exponerlos al sol para que se sequen, ya que el calor agrieta la piel más rápido y les da un efecto de desgaste que se ve horrible, en su lugar llénalos por dentro con papel periódico para que absorban la humedad, y así conservarlos como nuevos.
  • Si se mancharon de lodo o alguna otra cosa asegúrate de que no deje rastros en las costuras de tus zapatos. Si se puede remover, utiliza un trapo seco para remover lodo y talla las costuras con un cepillo de dientes para devolverlas a su color natural.
  • Si tus zapatos se rayaron: No hay nada peor que ver un rayón en tu par favorito, pero eso puede arreglarse: si el rayón es casi imperceptible limpia el área con aceite de cocina, pero si es más grave y notas que incluso la textura y el color del zapato cambiaron, frota un trapo con lanolina en la misma dirección que la talladura para así disimular la imperfección.

Cuidados para los sneakers y calzado deportivo

Consejos Rapidos Cuidar Calzado Masculino

Como sinónimo de ser el tipo de calzado de más actividad, también debes de tener un cuidado pertinente con ellos, así que te dejamos algunos tips para que tu mejor par para salir a correr o los que usas cuando no estás en el trabajo se vean relucientes.

  • Si las suelas ya no son blancas: Con el tiempo y el desgaste, las suelas de los zapatos suelen tornarse amarillentas, para blanquearlas cepíllalas con crema dental y frótalas con un trapo húmedo, así recobrarán el tono original.
  • Si son de piel y el blanco luce amarillo: Unos clásicos sneakers como los de Adidas en blanco se pueden ver fatales si pierden su brillo, para ello lávalos con bicarbonato de sodio (remojándolos por poco tiempo o frotándolos con un trapo húmedo) para recobrar su blanco celestial, un consejo que puedes aplicar también a las camisas.

La gamuza: el cuidado que tus zapatos se merecen

Si has dudado más de dos veces en comprar un par de zapatos como botas o mocasines de gamuza porque es un material de lo más delicado, debemos decirte que tienes razón, pero no por ello deberás llevarlos con miedo a que se arruinen, no con estos consejos:

  • Si se mojaron: no debes entrar en pánico, lo primero es secarlos (aún puestos) con un paño sin frotarlos y si tienes secadora, aplicarles aire caliente para que seque más rápido. A diferencia de la piel, la gamuza es un material más flexible y por ende no se quiebra o cuartea como lo hace el cuero.
  • Si se mancharon: por el tipo de material lo mejor es limpiarlos en seco. Si la mancha es de algún tipo de líquido haz que sea absorbida por una toalla de papel o un pañuelo, pero si la mancha es más sólida (como el lodo o polvo) retira lo más pronto posible y limpia frotando en dirección del pelo con un cepillo especial para gamuza, si no tienes uno, rocía con aerosol para el cabello un cepillo de dientes para eliminar la mancha y mantener el color natural del zapato.

Cuidados diarios, para todos tus pares

Llegar cansado de un día de trabajo y quitarse los zapatos para arrojarlos bajo la cama es bueno para tus pies, pero no para tu calzado. Éstos hábitos son los que más acortan la vida útil del calzado, aún más que correr con ellos tres maratones seguidos, así que toma nota:

  • No los dejes en cualquier lugar: Si tienes su caja guárdalos dentro, si no es así ponlos en el clóset junto con los demás ya que dejarlos por ahí hará que se tallen contra el piso o se deformen al estar en una posición incorrecta (en el caso de zapatos altos como sneakers y botas)
  • Invierte en hormas para zapatos: Si tiendes a caminar mucho o tienes zapatos que se deforman fácilmente, unas hormas para aquellos pares como los mocasines o los zapatos de piel evitarán que se agrieten manteniéndolos en su posición original.
  • Evita la humedad: Los armarios suelen generar o guardar humedad en su interior, para evitarla hay varios trucos que puedes poner en práctica, como guardar en sacos pequeños de tela gises (con los que escribes en el pizarrón) o arroz, que absorben la humedad y evitan incluso el mal olor del calzado.

Con estos prácticos consejos no hay excusa para que muestres unos zapatos desliñados, a la larga verás como tu par favorito durará seguirá tus pasos por mucho más tiempo.

Imágenes | Pexels (1,2)

En Trendencias Hombre | NIKELAB nos adelanta lo que será su colaboración con Riccardo Tisci... sin nada nuevo que ofrecer

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios