Compartir
Publicidad

Cómo hacer un Gin Tonic de concurso, asistimos a las semifinales del IV Premio Origins de Schweppes

Cómo hacer un Gin Tonic de concurso, asistimos a las semifinales del IV Premio Origins de Schweppes
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El otro día pude asistir en Valencia a las semifinales del IV Premio Origins de Schweppes, un concurso de coctelería en el que a los participantes se les invita a utilizar las tónicas de la marca para elaborar cócteles y Gin Tonics, y donde pude aprender cómo hacer un Gin Tonic de concurso.

Aunque entre los concursantes, cada maestrillo tenía su librillo, y cada cual le daba un toque personal a su combinado, la mayoría sí que coincidían en el proceder de los pasos, así que eso es lo que yo os voy a contar, porque dudo que os interese en exceso el devenir del concurso.

La importancia de enfriar la copa

Gin Tonic perfecto - 2

En esto estaban todos de acuerdo: es imprescindible enfriar la copa antes de servir el Gin Tonic. La mayoría lo hacían removiendo con maestría el hielo dentro de la copa, para luego desaguar el agua resultante del ligero deshielo, dejando los cubitos en su interior.

Solo algunos de los concursantes desechaban estos hielos con los que habían enfriado la copa y los sustituían por unos nuevos. Un acierto si tenemos en cuenta que los hielos usados habrían ganado bastante temperatura y, por tanto, tenderían a derretirse antes que unos nuevos. Puede resultar un desperdicio, pero estamos hablando del Gin Tonic perfecto.

Un buen hielo marca la diferencia

Gin Tonic perfecto - 3

Seguimos con el hielo, pues aunque poco gente le da la importancia que se merece, un buen hielo marca la diferencia cuando de cócteles se trata. Debe tener un tamaño adecuado, ni muy grande ni muy pequeño, y estar conservado a muy baja temperatura, para que enfríe el combinado el mayor tiempo posible sin derretirse en exceso.

Para este evento los hielos los proporcionaba una empresa especializada, que desafortunadamente no recuerdo, y la verdad es que los hielos demostraron ser una auténtica maravilla. Incluso los de los primeros cócteles, que se prepararon más de dos horas antes que los últimos, aún se mantenían con un tamaño aceptable en la copa.

La ginebra

Gin Tonic perfecto - 4

Aquí va a gustos de cada uno, solo hay que tener en cuenta que de la ginebra escogida dependerán el resto de compañeros, como veremos más adelante. Hay quien la aromatiza macerándola con todo tipo de cosas, desde malvas, cardamomo o lo que se tercia, a veces más con intención de darle color que de otra cosa. Lógicamente, hay que servirla en la copa justo antes de añadir la tónica, para que no ague.

La tónica y los aromas adecuados

Javier de las Muelas, reconocido cocktailman y anfitrión de la velada --donde nos deleito con una clase magistral-- insistía en que no había que tratar de realzar los botánicos de una ginebra con aromas similares, sino buscar los complementarios.

Gin Tonic perfecto - 5

Como ejemplo ponía el Gin Tonic de Hendrick's, que normalmente se sirve con pepino debido a que es una ginebra donde predomina este botánico. En su opinión, eso era un error, pues la similitud de aromas y sabores no ayudan a crear un trago rico en matices.

De esa misma manera debemos escoger la tónica, siempre de forma que sus aromas y sabores se complementen con los de la ginebra. Ahí es donde entra la nueva gama premium de tónicas de Schweppes, que ofrece hasta cuatro variedades: Indian tonic (la tradicional), pimienta rosa, ginger & cardamomo y azahar % lavanda, así como una soda y un ginger ale premium. Aún no las he probado, así que no puedo emitir juicio de valor.

Cuidando las burbujas

Gin Tonic perfecto - 6

A la hora de cuidar el carbónico la tónica es donde más se notaba que no hay una técnica claramente definida. Algunos usaban la cucharilla helicoidal para dejarla descender desde la parte alta, aunque según nuestro anfitrión, eso no es de gran ayuda, sino solo un poco de parafernalia.

Sin embargo, la mayoría optaban por dejar caer suavemente la tónica por la base de esta cucharilla helicoidal, en el dorso de la cucharilla o sobre uno de los hielos, de forma que no se creasen excesivas burbujas al verterla y el carbónico durase más tiempo, que es al final de lo que se trata.

Twist (and Shout)

Gin Tonic perfecto - 9

Colocar rodajas de limón, naranja o pepino en una Gin Tonic no es nada cool, lo suyo son los twists, es decir, retorcer la piel de una naranja, un limón, un pomelo o lo que se tercie sobre la copa, de forma que se desprenden los aceites esenciales. También se admite aromatizar la copa restregando esta piel por el borde o incluso dejar un fino hilo de ésta en el interior, pero nunca una rodaja.

Por último, solo habría que remover suavemente para mezclar la ginebra con la tónica y ya tendríamos nuestro Gin Tonic de concurso. Hay quien gusta de decorar con todo tipo de ornamentos, como ramitas de romero, flores comestibles, menta... pero para mí nada como la clásica espiral de lima o de limón.

En Trendencias Hombre | Vivimos los X Games: Skaters, bikers, grafiteros y el Ford Fiesta ST

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio