Compartir
Publicidad
Publicidad

Vibrar está de moda

Vibrar está de moda
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En los últimos meses, las plataformas vibratorias están proliferando como setas en todos los centros deportivos y gimnasios. Sabemos que artistas, cantantes, deportistas como Carles Puyol o Rafael Nadal e incluso diseñadores como Lagerfeld son adictos a ellas. ¿Pero qué tienen estas máquinas que ganan adeptos por minutos? En realidad ¿son tan milagrosas?

El origen de las plataformas lo encontramos en los astronautas rusos, que las usaban en la década de los 70 para resguardar sus músculos de los efectos de la ingravidez en el espacio, que les producía atrofia muscular y osteoporosis.

Las virtudes o ventajas de estas plataformas son que las vibraciones producen contracciones reflejas de todos los músculos, otorgándoles potencia y resistencia. Además ayudar a potenciar la coordinación y el equilibrio; ayuda a quemar grasas, estira los tendones y aumenta la densidad de masa ósea.

Sin embargo, hay dos tipos de plataformas: las vibratorias y las oscilatorias. Las primeras tienen una base que se mueve de arriba hacia abajo en distintas frecuencias. Estos ejercicios permiten contraer y relajar las fibras musculares sin sobrecargar los tendones. Además, también incrementa la circulación sanguínea.

Por otro lado, las plataformas basculantes reproducen un movimiento similar al del paseo. La base de la vibración se mueve hacia arriba en el lado derecho, mientras que se mueve hacia abajo del lado izquierdo y luego al revés.

El uso de estas plataformas siempre debe supervisado por profesionales, bien por entrenadores personales o monitores de gimnasio que sepan las vibraciones y la potencia exacta que debéis usar en cada caso, ya que una frecuencia mayor puede causar graves lesiones, y no sólo musculares. ¿Las habéis probado ya?

Más información | Vitónica
Foto | El mejor fitness

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos