Compartir
Publicidad
Publicidad
Runnorexia: ¿eres adicto al running?
Fitness

Runnorexia: ¿eres adicto al running?

Publicidad
Publicidad

El running está de moda y es una de las actividades más elegidas para ponerse en forma o perder peso, pero cuando nos enganchamos a esta actividad más de la cuenta puede surgir una adicción a correr llamada actualmente runnorexia.

¿Eres adicto al running?

Correr es una actividad con grandes beneficios para la salud, pero cuando nuestro comportamiento se altera y posee rasgos obsesivos por su ejecución, puede estar afectando la salud.

Si eres de los que no puede pasar por alto un día sin correr o cuando no corre se siente mal, quizá sea momento de preguntarte si eres adicto al running.

No siempre más es mejor y quienes se obsesionan con correr no lo ven así, pues siempre se busca más tiempo corriendo, se comienzan a reemplazar actividades sociales, tiempos con amigos o familia y muchas otras cosas para poder correr más y más.

El running engancha porque provoca la liberación de endorfinas que producen una sensación placentera en nuestro cuerpo, pero cuando no importa nada más que correr más y más y siempre superarnos, aun cuando estamos lesionados, puede ser realmente peligroso.

Si en tu rutina habitual el correr tiene gran importancia y no puedes pasar un día sin entrenar porque sientes mal humor, irritabilidad o culpa por no salir a correr, debes preguntarte si eres adicto al running y quizá, hacer un pequeño test para descubrir si sufres o no de runnorexia.

185caefe 9898 46b1 9614 713656036380

Si correr es sano, ¿cuáles son los riesgos?

Toda actividad física es sana para el organismo y correr tiene grandes beneficios, pero cuando nuestro comportamiento tiene rasgos adictivos u obsesivos, hay algo que no anda bien.

Además, por más sano que sea una actividad o hábito, no siempre más es mejor, ya que nada en exceso es recomendable.

En el caso de correr, cuando tenemos una adicción podemos caer fácilmente en un sobreentrenamiento y en lesiones por la actividad repetitiva que realizamos. La falta de descanso que nuestro cuerpo necesita puede reducir las defensas, estresarnos y alterar todo el funcionamiento del metabolismo en nuestro cuerpo, lo cual sin duda perjudica la salud.

Por otro lado, cuando el running pasa a ser el centro de nuestra vida sin importarnos nada más que ello, podemos comenzar a tener alteraciones emocionales, conflictos en las relaciones sociales y con la familia, entre otros comportamientos negativos propios de una obsesión.

Por ello, aunque correr es sano, una adicción a esta actividad es riesgoso y en nada beneficia al organismo.

1366 2000

Correr sí, pero sin caer en adicción

Cualquier actividad física o hábito saludable es recomendable siempre y cuando su práctica no se vuelva una adicción o se acompañe de comportamientos obsesivos.

Correr debe estar acompañado de otras actividades placenteras y no debe ser lo único que disfrutemos. Es importante tener conductas saludables que nos permitan socializar, descansar, respetar al cuerpo cuando siente dolor o cansancio y disfrutar de la familia, amistades u otros hábitos y comportamientos que nada tengan que ver con el running.

Si esto no es posible, mejor analizar si somos adictos al running o si sufrimos runnorexia, pues aunque correr es sano, en exceso y convertido en una obsesión puede perjudicar la salud.

Imagen | iStock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos