Compartir
Publicidad
Probamos la electroestimulación muscular: ¿es realmente eficaz?
Fitness

Probamos la electroestimulación muscular: ¿es realmente eficaz?

Publicidad
Publicidad

Hace unas semanas, me ofrecieron probar una sesión de electroestimulación muscular y, claro, la primera pregunta que me vino a la mente fue: ¿pero esto sirve para algo? Entre escéptico y un pelín asustado (no sabía muy bien cómo iba a ser eso de recibir calambrazos), accedí a esta clase de prueba en uno de los centros que la cadena f.a.s.t. tiene en Madrid.

Partamos de la base de que practico deporte habitualmente desde hace muchísimos años. Actualmente voy cuatro días a la semana al gimnasio donde combino pesas en sala con ejercicios aeróbicos, todo ello con el objetivo de ganar masa muscular. Con esto lo único que quiero destacar es que aunque no soy ningún experto en fitness, sí que conozco el tema de cerca.

Para empezar, aclaremos qué es esto de la estimulación eléctrica muscular. Para que todos nos entendamos, se trata de fomentar que los músculos del cuerpo trabajen gracias a impulsos eléctricos de baja y media frecuencia aplicados mediante unos electrodos estratégicamente colocados. Todo ello, mientras se practica una serie de ejercicios de 20 minutos de duración. Vamos, que esto no es sentarse en el sofá y que los aparatos trabajen por nosotros.

Una vez explicado esto, veamos cómo fue mi experiencia personal.

Un traje de lo más motivador

20151027 Fast Fitness 03

Nada más llegar al centro escogido, se me informó de que todas las sesiones son individuales con un entrenador que iba a trabajar conmigo. Me preguntaron cuáles eran mis objetivos, si practicaba deporte habitualmente y si tenía alguna enfermedad destacable. Lo habitual en estos casos.

Tras ello, me tuve que poner una camiseta y unas mallas, ambas de algodón, que se completó con una especie de chaleco que también abarcaba la zona de las piernas, donde van los electrodos. Este traje va mojado por dentro para favorecer la transmisión de los impulsos eléctricos y se conecta a un aparato con una pantalla, desde la cual el entrenador va activando los electrodos de las diferentes partes del cuerpo a medida que se van trabajando cada una de ellas.

Dejando la técnica a un lado, ya solo el ponerte el traje te motiva bastante. Me sentía como si fuera un superhéroe capaz de rescatar al mundo de cualquier villano maléfico. Lástima que no me lo pude llevar a casa.

Empieza el esfuerzo

20151027 Fast Fitness 04

Una vez equipado y conectado, es la hora de sudar con un entrenamiento completo. En los 20 minutos que duró la sesión, fuimos pasando por todos los grupos musculares, mediante ejercicios muy sencillos pero que, en algunos casos, se convirtieron en un auténtico reto.

Para que os hagáis una idea, cuando el entrenador te indica que toca hacer sentadillas, activa los electrodos de las piernas para fomentar el esfuerzo de los cuadriceps al ritmo que te va marcando él. Uy, con la de sentadillas que llevo yo hechas a lo largo de mi vida, pensé... Pues reconozco que me costaron bastante.

Aunque donde más lo noté fue con un ejercicio de pectoral. Permaneciendo de pie, con las rodillas levemente flexionadas, consistía en abrir los brazos como si se estuviera haciendo aperturas con mancuernas. Eso sí, en lugar de mancuernas, con dos pelotas de goma que tenía que apretar fuerte. En las dos repeticiones no conseguí hacer el recorrido completo. Me resultó imposible. Vamos, que trabajar, se trabaja. Y mucho.

¿Es realmente eficaz?

20151027 Fast Fitness 01

Por último, toca responder a la pregunta que me planteaba en el título del post. ¿Es eficaz este método para estar en forma? Si a esta pregunta respondiera con un sí rotundo, mentiría, porque lo cierto es que con una única sesión es imposible saberlo a ciencia cierta. Lo que sí puedo decir es que salí muy satisfecho, realmente cansado, y que en los días posteriores tuve una mayor sensación de volumen muscular y unas enormes agujetas.

En mi caso, lo que me recomendaron es combinar mi entrenamiento habitual en el gimnasio (cuatro días/semana), con una sesión semanal de electroestimulación de 20 minutos. De este modo, ganaría fuerza para poder rendir más en sala y, a la larga, un incremento de masa muscular.

Por supuesto que nada de esto es milagroso y todo depende de cuáles sean nuestros objetivos, pero como parte de un estilo de vida saludable, sí creo que puede venir bastante bien. ¡Aunque solo sea por ponerse ese traje todas las semanas! Si es que no puede molar más...

Sitio oficial e Imágenes | f.a.s.t.
En Trendencias Hombre | Fitness

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio