Publicidad

Los errores más comunes en el gimnasio

Los errores más comunes en el gimnasio
5 comentarios


Comienza el año nuevo y los gimnasios se ven llenos hasta la bandera de gente con sus propósitos de año nuevo, especialmente de cara al verano. A menudo tenemos errores, bien por no tener la práctica suficiente en el gimnasio o por no darnos cuenta.

La gente necesita tener expectativas realistas y por ello también tenemos que ser conscientes de que el bajar de peso y tornear nuestros músculos no es cuestión de dos días sino de un trabajo constante, prolongado, y sobre todo bien realizado.

Es por ello que desde Mensencia te comentamos los errores más comunes que todos hemos cometido alguna vez en el gimnasio, para que al menos te des cuenta y sepas mejorar tu entrenamiento.

  • No estirar lo suficiente. Los movimientos de elongación o estiramiento son más importantes después que antes del ejercicio, pues ayudarán a reducir el riesgo de lesiones a dolor, contribuye a que los músculos que hemos contracturado se vayan recuperando más fácilmente. Debemos estirar en 3 ó 4 repeticiones por grupo muscular, durante 15 a 20 segundos cada una.
  • Levantar demasiado peso. Todos lo hemos visto alguna vez en el gimnasio: llega alguien novato y se lesiona levantando más peso del que debería. Esto es especialmente peligroso, pues puede causarnos lesiones realmente serias; el peso suele ser excesivo cuando no podemos hacer con él más de una repetición.
  • No calentar antes de comenzar la actividad aeróbica. ¿Alguna vez hemos visto a un coche de Fórmula 1 saliendo en frío a la parrilla de salida? Nuestro cuerpo es como un motor, y necesitamos calentarlo para lubricar las articulaciones y hacer más flexibles los músculos para el esfuerzo, y para ello debemos calentar no más de 5 a 10 minutos.
  • No enfriar después del ejercicio. Viene a ser lo contado en el punto anterior, pero al revés, y es igualmente necesario para conservar nuestra flexibilidad. Baja las pulsaciones y oxigena los tejidos poco a poco, acostumbrándolos de nuevo a una rutina normal. Puede consistir en caminar, en trotar suave, o en extender las piernas 5 minutos.
  • Ejercitar de manera demasiado intensa. Otro de los errores más comunes, a menudo causados por las prisas y la presión de ver resultados concretos hacen que la gente no dure más de un mes en el gimnasio. El secreto del éxito es ser constante, perseverar, no hacer ejercicio más de 20 a 60 minutos al 60-80% de la máxima frecuencia cardíaca, tres o cuatro veces por semana.
  • Trabajar menos de lo necesario. Es el contrapunto del consejo anterior: no hay que fiarse del sudor, sino del cansacio. El esfuerzo sobre la cinta o la bicicleta debe ser de tal intensidad que hacer más de 20 minutos se torne casi imposible.
  • No beber suficiente agua. Si ya de por sí debemos beber mucha agua a menudo, haciendo ejercicio aún más pues cuando aparece la sed el cuerpo ya está un poco deshidratado. Debemos beber antes del ejercicio, cada cuarto de hora durante él y diez minutos después de terminar, para reponer líquidos.
  • Ayudarse con los brazos durante ejercicios de piernas. Este error sucede mucho al hacer step, subiendo y bajando escalones. Estas ayudas reducen la tensión de trabajo sobre las piernas, que es lo que buscamos, y pueden causar lesiones en los codos.
  • Efectuar movimientos bruscos al levantar pesas. Lo malo en este caso es desaprovechar los beneficios del ejercicio y aumentar el riesgo de lesiones en los músculos, hay que trabajar de manera pausada y tranquila, con cuidado.
  • Consumir barras y bebidas energéticas durante el ejercicio moderado. Una sola de esas barras pueden darnos 300 calorías y el mismo resultado pero con más calorías que comiendo una fruta. Una dieta equilibrada da los suficientes nutrientes como para poder hacer ejercicio sin desfallecer, recurre a lo natural.

Más en Mensencia | Gimnasio

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio