Aléjate del estancamiento en tu rutina de musculación

Aléjate del estancamiento en tu rutina de musculación
Sin comentarios

Cuando perseguimos un objetivo como puede ser desarrollar masa muscular, y comenzamos a ver resultados, todo indica que vamos por el camino correcto. Sin embargo, puede llegar un momento en que los resultados se detienen pese a que antes con igual trabajo, se hacían visibles. Para prevenir esto, te contamos cómo alejarte del estancamiento en tu rutina de musculación.

¿Por qué nos estancamos?

El estancamiento o meseta en la rutina de entrenamiento no es más que la no aparición de resultados pese a nuestro trabajo, y la causa principal es el acostumbramiento de nuestro cuerpo al estímulo que presentamos con los ejercicios.

Es decir, cuando comenzamos la rutina, seguramente hacía tiempo que trabajábamos de otra manera o simplemente no entrenábamos, pues entonces, el inicio de una nueva rutina producía resultados, pero poco a poco, ese itinerario dejo de ser algo nuevo para nuestros músculos y se transformo en algo habitual, a lo cual el cuerpo se adaptó y no requiere demasiado esfuerzo para concretarlo. Entonces, como no produce un estímulo extra o nuevo, no genera resultados.

Para darnos cuenta si estamos en una meseta en medio de la rutina, no sólo podemos referirnos a la ausencia de resultados, sino que hay otros indicadores de estancamiento, entre los cuales se encuentra la percepción de escasa dificultad al realizar un ejercicio. Por ejemplo, ya no nos cuesta nada levantar 10 kilos o hacer 12 repeticiones con ese peso en determinado ejercicio, es decir, ya no representa un desafío para nosotros.

pesas1

Si esto sucede, estamos ante una meseta o estancamiento en medio de la rutina y necesitamos actuar para continuar viendo resultados, o lo que es igual, para progresar.

Cómo alejarse del estancamiento

Para prevenir o superar el estancamiento en medio de la rutina de musculación, simplemente debemos pensar como "sorprender" a los músculos todo el tiempo, de manera que estos no se acostumbren a la rutina, se adapten y ya no se vean resultados.

Entonces, si hace un par de meses que entrenas y comienzas a visualizar síntomas de estancamiento, algo bueno sería cambiar la rutina por completo, aunque también puedes implementar algunos cambios para alejarte del estancamiento o meseta:

  • Incrementar la carga progresivamente, por ejemplo: 2 kilos cada semana por ejercicio o mayor cantidad cada 3 o 4 semanas.
  • Variar los movimientos o ejercicios con que entrenas diferentes grupos musculares y pasar de trabajar la espalda con remo horizontal a trabajar la espalda con remo en polea baja, por ejemplo.
  • Cambia los objetos de entrenamiento de manera de ejercitarte un día en máquinas, otro día con barras y/o mancuernas, o también con fitball, bosu, bandas elásticas y demás.
  • Modifica los tiempos de descanso, ya sea entre series o entre un día y otro, con el objetivo de exigir más a tus músculos.
  • Cambia la postura al realizar ejercicios, por ejemplo, cambiando el agarre o la posición de las manos, o modificando la posición de las piernas. Esto permitirá trabajar en diferentes ángulos y distintas partes de cada grupo muscular.
pesas

Estos cambios pueden ayudar si los incorporas a tu entrenamiento, aunque aconsejamos cambiar la rutina periódicamente. Si bien no hay un tiempo establecido que indique cuándo cambiar la rutina porque ello depende de cada persona, podemos recomendar un cambio de rutina si no hay variaciones en ella semana a semana, a los dos meses de comenzada.

Ya sabes, si quieres progresar y continuar viendo resultados, no olvides que los músculos se acostumbran a la rutina, se adaptan a la exigencia del entrenamiento y piden más para avanzar. Entonces, ten en cuenta los consejos dados y aléjate del estancamiento en tu rutina de musculación.

En Vitónica | Sencillos cambios para continuar progresando con el entrenamiento Imagen | Spirit-Fire, Asp Explorer y Rich115

Temas
Comentarios cerrados
Inicio