Compartir
Publicidad
Publicidad

La corbata y la compostura en una boda se llevan hasta el final

La corbata y la compostura en una boda se llevan hasta el final
Guardar
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En mi pueblo, las bodas son lo más parecido a la alfombra roja de Hollywood. Todos, o casi todos, sacan sus mejores galas del armario y se transforman por un día luciendo traje, corbata, zapatos de vestir y lo que haga falta. Pero no todos saben cómo llevar semejante carga y comportarse durante toda la ceremonia.

Vamos a llamar a mi víctima Kevin. Kevin asiste hoy a la boda de un buen amigo. Como ya le hice un lavado de cerebro la semana pasada, se ha comprado un traje, camisa y corbata como es debido: ya le quité de la cabeza la idea de ir con tejanos o aprovechar el pantalón y americana negras que tiene porque los negros no son iguales (dichosa Ley de Murphy).

Venga, vamos al bodorrio donde están un montón de conocidos, y desconocidos también, pero todos de punta en blanco: una concentración social alucinante. Para empezar, saca las manos de los bolsillos y no las vuelvas a meter ahí nunca jamás. Prohibido. Vetado. Si necesitas un bolsillo para guardar la cartera, pañuelo o peine a lo dandy, tu americana tiene bolsillos interiores: utilízalos.

Algo que no entiendo ni voy a entender nunca es la idea de que, nada más acudir a la boda, esté bien aflojarse el nudo de la corbata y llevarla como si fuera un trapo con el que no sabes qué hacer. Si has decidido llevar corbata, sé consecuente. Tiene el mismo nivel de ridiculez que si, porque hiciera calor, llevases las mangas de la chaqueta arremangadas hasta el codo.

Kevin se ha fijado en algunos detalles que, por un día, va a intentar seguir al pie de la letra. Una boda es una boda, una situación especial que pide pequeños esfuerzos. Y porqué no: se casa su amigo y va a salir en las fotos. Va a ir bien peinado, va a comprobar antes de salir de casa que sus zapatos estén relucientes y de que el reloj que lleva no es demasiado sport ni que la esfera mida metro y medio.

Como es un lector asíduo a Mensencia, ha entendido la importancia de mantener la piel del rostro mate y limpia. Pero por si acaso, ayer se hizo un peeling y una mascarilla purificante, y esta mañana ha utilizado su gel limpiador. Por si acaso, lleva esos papelitos de arroz absorbentes que tiene en un cajón y nunca utiliza por despiste. Pero hoy empapelará su nariz si hace falta.

Ya en plena ceremonia, esto es una boda y es ante todo una fiesta. Pero por favor: la juerga, la voz a todo volumen y la corbata como diadema, ¿podemos evitarlo todo hasta el final, cuando ya todo el mundo esté al mismo nivel de desmadre padre? Nada más espantoso que gritos, bromitas salidas de tono, tortazos a la espalda a los colegas como si estuvieras en el gimnasio.

Las gafas de sol las habrás elegido muy bien siguiendo los consejos de Dani pero no son una diadema: si no las usas, no las lleves en la cabeza sino en la mano o en el bolsillo interior.

El lenguaje corporal dice mucho de nosotros mismos. Sin agobiarse, ese día intentaremos no sentarnos en algún escalón abandonado ni mantendremos las manos apoyadas en las caderas. Un poco de respeto por tu traje, que vas muy guapo.

Cuatro bodas y un funeral

Por cierto: tanto si la ceremonia es en una iglesia como en un juzgado, tienes que entrar para ver como se casa. No vale quedarse fuera cotilleando para pasar el rato mientras tu amigo está haciendo una de las promesas más importantes de su vida. A Kevin ya le han propuesto de ir a tomar algo al bar del centro mientras el rollo de ceremonia tiene lugar. Pero como no es ningun impresentable, ha entrado, se ha estado quietecito y calladito hasta el final.

A los que se os hace muy pesado las bodas, tomároslo como un día de fiesta que de hecho es lo que es. No vayais pensando ufff qué palo porque en el fondo vais a divertiros, comer bien y bailar mucho. Cuando os relajeis y comprobeis que la idea no está tan mal, vais a estar deseando que os inviten a la próxima.

Foto | Diario del viajero
En Mensencia | Retrato de un auténtico caballero I, Trajes de novio 2009: qué se lleva
En Embelezzia | La conversación en una reunión social, El brindis: coge tu copa de cava correctamente y brinda con estilo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos