Compartir
Publicidad

Que tienen en común la cosmética y el deporte

Que tienen en común la cosmética y el deporte
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Utilizo este ejemplo para explicar a mis clientes porqué utilizando la hidratante dos veces a la semana no tienen la piel de Georges Clooney (a pesar de su lifting). A ver si os convenzo a vosotros también de cómo conseguir resultados en cosmética.

Conseguir buena forma física consiste en hacer un programa de ejercicios con una regularidad adecuada. Si haces 200 abdominales una vez al mes, poco vas a mejorar. En cambio si las mismas las repartes en tres veces a la semana, empezarás a ver resultados al cabo de un tiempo.

Con la cosmética es lo mismo: aplicarse un par de veces a la semana la hidratante, no va a hacer que tu piel esté confortablemente hidratada. Más ejemplo. El orden en que practiques pesas es importante: calentamiento, estiramiento, series. Como empieces con las series, sigas con los estiramientos y acabes con el calentamiento, no lo comentes con tu monitor o te echa.

Lo trasladamos a la cosmética. Para conseguir calidad y resultados, sí importa lo que utilices, cómo lo utilices y en qué orden. Hemos comentado montones de ejemplos en los comentarios de varios posts sobre si utilizar la hidratante tras la mascarilla o el tónico va antes o después del gel limpiador. Todo esto, importa.

Todo a mano

En cuanto a la constancia, el premio viene con resultados visibles y el efecto a largo plazo del mantenimiento. Si, por ejemplo, te has estado entrenando adecuadamente durante tres años y por la razón que sea dejas el ejercicio por un periodo de dos o tres meses, cuando vuelvas a tu rutina, el esfuerzo para conseguir el mismo estado físico que cuando lo dejaste es menor que cuando empezaste tres años atrás.

Una piel cuidada es una piel agradecida, bien mantenida y que responderá rápido a los cuidados que le des si durante un periodo corto de tiempo te saltas tu rutina cosmética diaria. Para que no te cueste tanto mantener esa rutina, aquí van algunos trucos.

Pancho

Por la noche, si eres de los que nada más llegar a casa te pones cómodo (si no es así, ¡no lo entiendo!), es el momento de limpiar bien la piel, tónico y tratamiento de noche si lo usas. Ya hablamos de los beneficios de la noche para la piel: no vayas a dormir sin limpiarla y, si esperas a estar medio en coma en el sofá, seguro que pasas de todo y no lo harás. ¿Me equivoco?

El mejor lugar para el gel limpiador es al lado del gel de baño y el champú: en la ducha es muy práctico utilizarlo. Así evitas el gusanillo de la vagancia cosmética y, para ir más rápido, te refriegas el gel de baño por la cara o, peor si cabe, el champú anticaspa. Ya de paso, échale fairy y a correr con piel de lagarto.

La crema de las manos no nos importa utilizarla siempre que esté a mano. Como haya que ir a buscarla muy lejos (la bolsa o el neceser están muuuuy lejos cuando estás mirando tu serie preferida). Como seguro que ya no tienes aparato de video, te ha quedado un hueco en el porta-mandos, al lado del de la TV y el DVD: ahí va la crema de manos, bien cerquita cuando te relajes por la noche en el sofá.

Si es que cuesta ir al gimnasio, al menos a mí, aunque luego esté contenta de haber ido … pero si está cerquita, mucho mejor. Ahí está todo a mano: las pesas, las colchonetas, el tatami o lo que sea que necesites para practicar tu deporte favorito. En el cuarto de baño, organízate tus cosméticos de forma que cogerlos sea rápido y cómodo.

Cosméticos a mano

Hay que tenerlos a mano, si están en un cajón, malo. Si la pereza puede contigo, quítale el tapón a todo lo que lo lleve. Nada de cajas de embalaje: ya deberían estar en la papelera de reciclaje. Los tubos, boca abajo. El serum, al lado de la hidratante que así no se te olvidará.

Y si escribes en el espejo con pasta de dientes: “soy un buen mensencio: yo quiero y puedo”, ya estás tardando en enviarnos la foto.

Fotos | Fotolia, deportivosanangel.com, Naty Gilly
En Mensencia | Los consejos de Mensencia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio