Compartir
Publicidad

Pieles mixtas, los cuidados del viernes: dos mascarillas distintas

Pieles mixtas, los cuidados del viernes: dos mascarillas distintas
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es viernes por la noche y vas a prepararte para salir el fin de semana. Es el momento ideal para dedicar 30 minutos de tu tiempo para el cuidado semanal de tu piel mixta.

Con eso me refiero al ritual del exfoliante y la mascarilla que utilizamos para dar un empujoncito cosmético-reparador a la piel con productos preparados para ser usados 1-2 veces a la semana como máximo: ya hemos hablado de ello en otro post.

El problema de la piel mixta es que en realidad necesitamos dos mascarillas porque tenemos dos tipos de piel en nuestra cara bonita: zona central o T grasa y la zona lateral, mejillas y frente más seca. Vamos a tirar la casa por la ventana y comprarnos 2 mascarillas (ya oigo los bolsillos parlantes de fondo …)

El caso es que tenemos ya las mascarillas: una es hidratante, la segunda es purificante. En el caso de que la zona seca esté muy seca (se puede dar perfectamente el caso), la mascarilla será hidratante-nutritiva. Ojo con confundir la necesidad de hidratar con nutrir la piel.

Seguimos los pasos habituales: limpiamos la piel con nuestro gel o leche limpiadora, aplicamos un poco de tónico facial y, bien concentrados y sin prisa, nos exfoliamos la piel (siempre húmeda) con movimientos circulares. Perfecto: los puntos negros han desaparecido y el rostro está preparado para recibir la mascarilla.

Dos zonas a tratar, dos aplicaciones diferentes: aplicamos la mascarilla purificante sólo en la zona T, sobre la nariz, mentón, frente si es el caso. No olvidemos empapar bien la aleta de la nariz.

Al mismo tiempo, aplicamos la mascarilla hidratante en el resto del rostro: mejillas, zona de las sienes, frente si es el caso. Y un consejo: en todo el cuello también. Genial, esa es la mejor técnica para usar mascarillas en la piel mixta.

Pasados los 15 minutos como máximo, retiras el exceso con la esponja o algodón y verás lo suave y lisa que queda pero sobretodo mate, sin brillos.

La purificante se habrá quedado casi petrificada en tu zona T, absorbiendo todo el exceso de sebo: esa sí debes retirarla con una esponja con agua. Si lo has hecho así, vuelve a pasar el tónico y no te olvides de aplicarte tu hidratante diaria si vas a salir. ¡Espero que triunfes, piel mixta!

En Mensencia | Vellos indeseados: nariz y orejas, Guía rápida: 15 pistas para cuidarte mejor

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio