Compartir
Publicidad

Me hicieron una rinoplastia: mi experiencia

Me hicieron una rinoplastia: mi experiencia
Guardar
27 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde que Luis Blas publicó el post sobre las operaciones de cirugía estética más demandadas por los hombres que he querido hablaros de la rinoplastia, más conocida como operación de nariz.

Dejando aparte mis motivos, una operación de rinoplastia no es sólo por estética: es la misma operación para el tabique nasal. ¿Duele? Pues va a ser que sí, con el post-operatorio hay que ser paciente. Éste fue mi caso.

Evidentemente, es una operación con anestesia total pues es cirugía mayor. Previamente a todos los controles rutinarios de la intervención – electrocardiograma, anestesista, etc. – el cirujano me mandó hacer unas fotos precisas y, sobre ellas a contraluz, me dibujó lo que podía hacer esa rinolastia por mí y cómo quedaría.

Como fue hace unos 20 años, seguro que han inventado algo más para hacerse una idea de cómo puede quedar. Ya se que hace mucho de esto pero era uno de los cirujanos otorrinos más prestigiosos de Barcelona.

Lo que interesa es el post-operatorio. Las operaciones son todas iguales: no te estreses porque A) no vale la pena, tú no pintas nada ahí y los nervios no van a hacer que salgas mejor; B) te van a dormir y no vas a enterarte.

una foto de narices

Al despertar, llevas una T de yeso, tapando la zona T típica del rostro: frente y nariz, porque te han fracturado la nariz y hay que inmovilizarla. No puedes respirar por ella porque llevas taponamientos de algodón pero eso sólo molesta: no duele nada. También llevas puntos pero ni te enteras porque tienes toda la cabeza como si te hubiera caído un camión encima de ella.

Es importante tener alguien que esté cerca de tí y evite que muevas la cabeza lateralmente: así se evitan muchos morados. Ah sí, porque hay morados pero van desapareciendo a los pocos días. Los dos primeros días se pasan mal pero con calmantes y paciencia se supera.

Vas a dormir casi sentado varias noches y comer cosas líquidas con pajita. También vas a odiar a quien te haga reir y no debes llevar gafas hasta que la hichazón baje. Y hasta que la zona de la nariz se deshinche y quede su forma definitiva pueden pasar entre 3-6 meses. Claro está que al par de meses se ve bien definitivo. Estará sensible muuuuuchos meses.

No quiero poner más sangre al post pero si después de esta explicación todavía consideras una rinopastia es que estás muy motivado. Y hay que estarlo porque es definitivo, es una baja de mínimo 15 días y una pasta. Hacerse una rinoplastia por estética no es algo para tomarse a la ligera como en Hollywood: sopésalo bien, visita al cirujano que hayas elegido a ver qué opina y date un tiempo de reflexión.

Las narices fuera de lo común pueden dar mucha personalidad. Un buen consejo es ponerte en manos de un peluquero estilista para que adapte tu peinado y le saques partido. He visto los resultados de dos chicos tras una operación de tabique (insistieron mucho al cirujano para aprovechar la intervención y retocarla estéticamente) con una nariz más reducida de lo que les convenía y es muy feo.

Aparte de la fiesta que se dieron los poros de la nariz abriéndose como ostras enloquecidas y de lo que costó volver a cerrarlos (del todo, nunca más), no me he arrepentido nunca. Y nadie nota mi rinoplastia.

Foto | outsider.weblog.com, imgserv.ya.com
En Mensencia | Cirugía masculina: las operaciones más demandadas , Peinados: estilos para todos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos