Compartir
Publicidad
Publicidad

Conversaciones con Lluís Llongueras: mi voz rasgada

Conversaciones con Lluís Llongueras: mi voz rasgada
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Lluís Llongueras es más que un peluquero de éxito. Empresario y estilista, es un hombre con mucha personalidad y pocas manías que, según me confesó en una ocasión, no sirven de nada. Y tiene mucha razón.

El estilo y personalidad de cada uno es parte de lo que nos define y en el guante donde estamos más cómodos. En una exposición de arte donde acudió como presentador e invitado de honor, no sé cómo acabamos hablando de su voz rasgada tan característica y la puso como ejemplo de cómo dar la vuelta a la tortilla a lo que crees que es un defecto personal.

Cuando empezó a ser un personaje público y a hablar a diestro y siniestro, la idea de hacerse operar para eliminar ese supuesto defecto en la voz empezó a ser una necesidad hasta que se decidió y quiso visitar al especialista.

Nada más anunciar su decisión a sus allegados, el consejo fue que ni hablar, que lo pensase dos veces porque su voz ya formaba parte de lo que es Lluís Llongueras y se echó atrás, convencido por fín que pensó en cambiar por los demás y no por él mismo. A él no le molestaba su voz ni se sentía incómodo con ella.

La moraleja de esta anécdota es que, si vas a cambiar algo tuyo definitivamente, piensa bien porqué lo haces: si es por tí mismo, adelante. Te encontrarás mejor interiormente y la satisfacción personal será tu premio. Pero si lo haces por los demás, por las modas o por normas estéticas marcadas por otros, piénsalo dos veces y utilízalo a tu favor aumentando personalidad y estilo propio.

En Mensencia | Me hicieron una rinoplastia: mi experiencia, Cirugía masculina: las operaciones más demandadas II

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos